X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

debate político sobre el servicio en alicante

Las incógnitas de la basura: absentismo, auditoría de calidad y hasta 20 'controladores' técnicos

19/05/2018 - 

ALICANTE. El nuevo equipo de Gobierno del PP en el Ayuntamiento de Alicante, compuesto por solo ocho concejales, toma las riendas de la contrata de la limpieza y recogida de la basura con todas las incógnitas sobre la prestación del servicio por despejar. Los populares, con Israel Cortés como nuevo responsable del departamento, tratan de perfilar un plan de trabajo para afrontar el que se considera como uno de los problemas capitales a resolver antes de que concluya este mandato (en 2019) sobre el que el PP no ha dudado en criticar al ya extinto tripartito a lo largo de tres años. 

Como viene contando Alicante Plaza, la hoja de ruta consiste en velar por el cumplimiento del pliego, analizar si resulta suficiente a partir de un estudio sobre su prestación y, en su caso, ver qué se puede mejorar y si para ello resulta necesario ampliar costes. El propio alcalde, Luis Barcala, ya apuntó a este diario tras su toma de posesión que se trata de una opción que podría llegar a debatirse tras subrayar las circunstancias en las que se licitó el servicio actual: "Al final, no nos engañemos, la contrata se bajó 14 millones en 2013, cómo no va a haber carencias. Entonces no había más dinero; ahora sí hay dinero", abundó. "Lo que no tiene sentido es querer seguir teniendo un servicio de 2013 con una quita de 14 millones porque el resultado lo estamos viendo; lo que pasa es que es un problema que no lo ha querido afrontar nadie", señaló. "El tema de la limpieza es absolutamente básico y prioritario", concluyó.

Por ahora, la única decisión que se ha comunicado es la intención de dejar el control de la contrata en manos del técnico que redactó el pliego de condiciones: Sebastián Chicote. Pero, antes de que la encomienda de esa función se materialice con un nombramiento oficial, se habría planteado la necesidad de organizar una estructura con una veintena de personas a su cargo que permitan llevar un control efectivo sobre todos los aspectos de la concesión. Hasta el momento, se cuenta con diez inspectores municipales y, según las fuentes consultadas, no será tarea fácil destinar más personal.

Por lo pronto, la posible designación de Chicote ya ha generado críticas desde las filas socialistas. El exconcejal de Limpieza, Fernando Marcos, ya ha hecho pública su advertencia al subrayar que el nuevo pliego del servicio conllevó que se suprimiesen operarios. "Tenemos que recordar que consecuencia de la redacción de ese pliego se despidieron cerca de 80 trabajadores. Eso es lo que nos llevó a ésta situación de precariedad en la limpieza de la ciudad. 
Eso será cómo poner la zorra a cuidar las gallinas
", ha llegado a publicar en redes sociales, cuando trascendió la posibilidad de que se produjese ese nombramiento.         

Sea como fuere, lo que ya han dejado claro los grupos de la oposición es que no están dispuestos a que se deje pasar el tiempo sin que se resuelvan todas las incógnitas pendientes. PSOE, Ciudadanos y Compromís ya solicitaron el martes la convocatoria de la comisión de limpieza y los nacionalistas reiteraron esa petición, este jueves, con el registro de una solicitud formal para que se convoque esa comisión de manera urgente con dos asuntos básicos sobre la mesa. 

Primero, que "se den explicaciones sobre la existencia y el contenido" del documento titulado "Informe sobre el posible incumplimiento del contrato por la superación del índice de absentismo", dado a conocer por este diario. Se trata de un dictamen encargado a los técnicos a cargo del servicio (Luis Hernández Toribio y Braulio Gambín) por el líder de Guanyar, Miguel Ángel Pavón, durante su etapa al frente de la Concejalía de Limpieza, que fue entregado al concejal que le sucedió en ese departamento, el socialista Fernando Marcos, después de que se produjese la salida de Guanyar del equipo de Gobierno.    

Y segundo, la solicitud de Compromís requiere que en esa próxima comisión de limpieza se concrete qué tipo de información se pretende evaluar en el estudio sobre el cumplimiento del contrato que se planteó en la última reunión de la comisión, celebrada el pasado enero. Además, se pide que se facilite copia del acta de esa sesión.

Sobre el primer punto, la edil de Compromís, Sonia Tirado, precisó que, a su juicio, resultaba grave que en esa última reunión de la comisión (como se ha dicho, celebrada en enero) no se diese cuenta de la elaboración de ese documento de informe, en el que -como ha contado este diario-, se concluye que no existe posibilidad de penalizar a la UTE concesionaria por los altos índices de absentismo de sus trabajadores, cuando se trata de una cuestión central sobre la que se viene poniendo el foco desde hace más de dos años. "Es sorprendente que ni el concejal que solicitó la redacción de ese informe [en referencia a Pavón], ni el que lo recibió [en referencia a Marcos] informasen sobre él en la última reunión de la comisión, al margen de que esté firmado por los técnicos o no", insistió. 

Compromís vuelve a exigir que se convoque la comisión de limpieza para tratar sobre el informe sobre el absentismo y sobre el estudio de la prestación del servicio

Como ha contado este diario, la supuesta ausencia de firma de los técnicos redactores es la circunstancia que Pavón ya esgrimió el martes para no pronunciarse sobre las conclusiones de ese documento. En esta línea, recalcó que se trataba de un borrador de informe que todavía debía ser evaluado por uno de los dos técnicos a cargo del control del servicio, (Gambín), por lo que señaló que estaba sujeto a modificaciones, ya que dicho técnico podía llegar a un análisis diferente. Es más, Pavón llegó a detallar que él lo había recibido por correo electrónico el 14 de noviembre (el día en el que está fechado el documento) en un envío del propio Gambín con el siguiente mensaje: "Os adjunto el borrador de informe sobre los índices de absentismo que me ha enviado Luis". Pavón facilitó a este diario ese correo electrónico en el que se aprecia que el informe, en ese momento, no contaba con la firma de los técnicos.

Por su parte, Marcos confirmó a este diario que, cuando él asumió la concejalía, fue el propio Gambín quien le facilitó el documento como prueba del trabajo de análisis que se había hecho sobre la contrata. Según Marcos, el informe no estaba firmado, aunque Gambín lo asumía como propio y le dijo que a su antecesor (Pavón) no le había parecido bien, por lo que había quedado en esa fase de tramitación. Por ello, Marcos incidió en que su intención era llevar dicho documento a una próxima comisión para que se le informase al respecto, cuando tuviese el dictamen que se había solicitado al interventor municipal sobre la elaboración de una auditoría sobre el servicio. Marcos no llegó a convocar nunca esa comisión, ya que, según explicó, no tuvo a su disposición el informe del interventor.  

Precisamente, sobre ese segundo punto (la llamada auditoría del servicio), Tirado incidió en todo caso en que en la próxima convocatoria de la comisión debería quedar claro que ese estudio no puede ser una auditoría económica sobre las cifras del contrato, si no un análisis sobre el cumplimiento de lo previsto en el pliego y sobre la calidad de la prestación.

Por lo pronto, el PP todavía no ha concretado fechas para la convocatoria de esa futura comisión, aunque sí se ha comprometido a fijarla en cuanto sea posible. El nuevo concejal del área, Cortés, señaló a este diario que tampoco conocía el documento de informe sobre los índices de absentismo ni las conclusiones que se plantean sobre el incumplimiento de los índices de absentismo.

Noticias relacionadas

next