X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 19 de octubre y se habla de alicante urbanismo CONTRATAS CREVILLENT no adscrita contratos benidorm

El objetivo: lograr dos zonas de carga cada 50km

Las 'electrolineras' triunfan en la Comunitat: el Consell agota sus ayudas en solo seis meses

25/09/2018 - 

VALÈNCIA. El Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace) puso en marcha en el segundo semestre de 2017 el llamado 'Plan de Impulso del Vehículo Eléctrico y Despliegue de la Infraestructura de Recarga en la Comunitat Valenciana', una iniciativa a largo plazo con un objetivo muy ambicioso: alcanzar en el año 2030 una red de 270 puntos de carga rápida (de 44KW/hora) y 2100 semi rápidos (de 22KW/hora) que propicien un parque de 260.000 vehículos eléctricos en la autonomía -el 25% de la cuota de mercado-.

Las cifras, a 12 años vista, parecen utópicas dado el escenario actual, caracterizado por la clara hegemonía que todavía mantienen los vehículos de combustión. Pero la acogida de las ayudas fijadas en este plan dan motivos al Consell para la esperanza. "Estamos asombrados, en el mes de julio ya se habían agotado", afirma al respecto José Vicente Latorre, jefe del departamento de Eficiencia Energética del Ivace.

El espíritu del plan es sencillo: la administración, que quiere que el coche eléctrico sea una realidad en la Comunitat, toma la delantera en la creación de una gran red de puntos de recarga para que la movilidad a lo largo y ancho del territorio no sea una excusa a la hora de escoger el vehículo en el concesionario.

A mitad del presente ejercicio, ya con todas las ayudas concedidas por un importe de 780.000 euros, el Ivace había aprobado subvenciones para la implantación de un total de 248 puntos de recarga para vehículos eléctricos, lo que supone un incremento del 48% respecto a 2017 (cuando fueron 168 los puntos de recarga subvencionados).

Los 248 puntos del presente 2018 estarán distribuidos en 138 'electrolineras', la gran mayoría de uso público, que "evitarán la emisión a la atmósfera de 2.100 toneladas de CO2 al año y permitirán un ahorro anual de 664.000 de combustible", según los datos que maneja el instituto adscrito a la Conselleria de Economía Sostenible, dirigido por Júlia Company.

Del total de los puntos subvencionados, 173 corresponden a proyectos presentados por parte de los ayuntamientos, que reciben una ayuda del 80% del coste total. En cuanto al resto, 30 se instalarán en pequeñas y medianas empresas, donde la ayuda es del 50%, y los 45 restantes en grandes empresas con una subvención del 40% del coste.

En cuanto al tipo de carga, 15 de ellos son rápidos -tardan alrededor de 20 minutos en proporcionar una recarga completa-; 110 de recarga semi rápida -necesitan alrededor de dos horas-; y el resto corresponde a puntos de recarga lenta, que necesitan entre seis y siete horas. Las ayudas a estos últimos provienen de planes anteriores y no concentrarán el grueso de las subvenciones de los años venideros.

Escenario actual y las fases del plan

El plan del Ivace tiene fijados una serie de hitos a cumplir en los ejercicios 2020 y 2025 como paso previo al ambicioso objetivo de 2030, cuyos 270 puntos de carga rápida permitirían la existencia de dos 'electrolineras' cada 50 kilómetros -un total de 90 estaciones en la autonomía, ideadas para abastecer las principales vías interurbanas y las grandes ciudades-.

Para el año 2020 la intención es alcanzar un total de 105 puntos de carga rápida, 350 de recarga semi rápida y un total de 20.300 vehículos eléctricos o enchufables en la Comunitat. Al respecto cabe subrayar que la situación actual es de 31 puntos de recarga rápida, 304 de recarga semirápida y 2.192 vehículos eléctricos o enchufables, de modo que se trata de "objetivos alcanzables", según la conselleria que lidera Rafael Climent.

"Las ayudas a los puntos de carga rápida van con un ritmo inferior al tener una tramitación más compleja, si bien se trata de un aspecto que se va a subsanar. Pero los de recarga semi rápida, ideales para zonas comerciales en las que el usuario va a estar unas horas, van aun ritmo espectacular", afirma al respecto Latorre.

En 2025 el objetivo es alcanzar los 210 puntos de carga rápida, 950 de semi rápida y un total de 78.100 vehículos; y a partir de esa fecha, en la que el Ivace espera que se produzca "un punto de inflexión para dar paso a un crecimiento exponencial", el horizonte son los mencionados 270 puntos de recarga rápida, 2.1000 de recarga semi rápida y los 260.000 vehículos en el año 2030.

Todo ello, según apunta Latorre, "junto al esfuerzo que también están haciendo otras administraciones como el Estado y las diputaciones provinciales para fomentar el vehículo eléctrico". De cara al ejercicio que viene, el importe de las ayudas se espera que sea el mismo por parte del Ivace. "Nosotros ya hemos trasladado que está siendo un éxito rotundo, pero dependemos de la Conselleria de Hacienda para poder incrementarlo", agrega el dirigente.

Además de las ayudas el organismo trabaja aspectos como la formación de instaladores o la creación de grupos de trabajo para la coordinación con las administraciones locales en el impulso del plan, así como en medidas de difusión de la iniciativa o en la creación de una imagen común para hacer reconocible la red de carga en la autonomía.

Noticias relacionadas

next