X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la sociedad avalista propone a las entidades capitalizar parte de los 40 millones de deuda subordinada

La nueva SGR negocia una 'quita' de 25 millones con la banca para reforzar su solvencia

6/03/2018 - 

VALÈNCIA. La Sociedad de Garantías Recíprocas de la Comunitat (SGR) negocia con sus acreedores financieros –los que participaron en su rescate en 2013– la conversión en capital de parte de los 40 millones de euros de deuda subordinada que arrastran con la entidad para reforzar su solvencia. Con esta operación, la entidad avalista persigue reforzar su solvencia con vistas a la próxima venta de una cartera inmobiliaria de 800 activos por la que aspira a captar alrededor de 30 millones de euros.

En concreto, según explican fuentes de la sociedad, se negocia con el conjunto del pool bancario la capitalización de 25 millones de euros de un préstamo subordinado sin garantías de la Generalitat, una suerte de 'quita' mediante la cual la entidad dispondría de un colchón de solvencia adicional para la posible venta a pérdidas de algunos de esos activos.

De esos 25 millones de euros, 15 corresponden a la deuda viva con Sabadell y Bankia, las dos entidades más expuestas por la herencia de la CAM y Bankia, respectivamente. 

La SGR, que acaba de presentar una profunda renovación de su imagen de marca para pasar a llamarse AfínSGR y marcar un punto y aparte con su anterior etapa, tiene actualmente una deuda viva con las entidades financieras de 94 millones de euros tras la amortización anticipada del aval de 200 millones de euros negociada con el conjunto de bancos que participó en su rescate en 2013.

De esos 94 millones de euros, 54 quedaron como deuda senior y los otros 40, como un préstamo participativo sin garantías del Consell que, al computar como fondos propios, ha permitido elevar el coeficiente de solvencia de la sociedad al 30%.

Aunque la venta de los activos inmobiliarios anunciada este lunes no va ligada a la nueva reestructuración de la deuda, la SGR ha comenzado a negociar con las entidades la conversión parcial de ese préstamo en capital para acudir al mercado con más garantías de colocación de los inmuebles sin que necesidad de perjudicar su ratio de solvencia en caso de tener que vender por debajo del precio de mercado. Aunque no precisaron en qué porcentaje, la capitalización de la deuda aumentará de forma sustancial la presencia de las entidades en el capital de la SGR.

La cartera de activos de la que aspira a desprenderse con el asesoramiento de Alantra equivale al 75% de los inmuebles en su balance. Se trata de un conjunto de 793 inmuebles –desde naves industriales, viviendas, plazas de garaje y suelo– por los que aspira a ingresar 30 millones de euros. El valor neto contable de la cartera, que no se venderá en bloque, asciende a 44 millones de euros, pero el valor de tasación es de 83 millones. Según la sociedad, los activos están la pérdida sería "menor" porque los activos están provisionados en su mayor parte.

Ximo Puig, en la presentación de la nueva marca de la SGR: AfínSGR

La SGR ya intentó en 2016 captar 180 millones de euros con el frustrado Proyecto Citrus, una cartera de avales ejecutados con y sin garantía superior a 800 millones de euros, con activos adjudicados valorados inicialmente en 82 millones.

Para convencer a las entidades financieras de la necesidad de ayudar a la SGR en su nueva etapa, la sociedad pondrá en valor el "esfuerzo" que en su momento ya realizó la Generalitat para devolverles de forma anticipada los 200 millones del aval, para lo que el IVF tuvo que convencer al Banco de España para poder disponer de fondos del FLA para ese fin.

Además, del resultado de la nueva colocación de los inmuebles y de la reactivación de la actividad de la sociedad avalista dependerá en gran medida su capacidad de generar los recursos necesarios que le permitan devolver a los bancos los 54 millones de deuda senior. Por ello también se les ha pedido a las entidades que contribuyan a aportar actividad a la sociedad.

Además de la venta de esa cartera de 793 inmuebles, que le permitirá reducir la deuda senior hasta dejarla en 30 millones de euros, también está previsto que salgan de su balance los 26 millones en activos tóxicos que estaba previsto que pasaran a la Generalitat –probablemente al Eige– como parte de la operación de reestructuración de la deuda que se ejecutó el pasado verano. Tras las dos operaciones, el valor de los activos inmobiliarios en el balance de la SGR rondará los 100 millones.

Noticias relacionadas

next