X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

La manifestación por la Comissió 9 d'Octubre avanza con tensión y blindada por la Policía

9/10/2018 - 

VALÈNCIA. (EFE). La manifestación convocada por la Comissió 9 d'Octubre avanza por el centro de València blindada por cientos de policías antidisturbios y entre momentos de tensión por la presencia de docenas de miembros de ultraderecha que insultan e increpan a los participantes, en su mayoría nacionalistas y de entidades de izquierda.

Sobre las 18.30 horas ha partido la marcha desde la plaza de San Agustín hacia la plaza de América a través de las calles Xàtiva y Colón entre un amplio dispositivo policial que, por el momento, no ha dejado más incidentes que una pequeña carga tras el lanzamiento de gas por parte de miembros de extrema derecha para intentar reventar el cordón policial de seguridad.

Al inicio, una bandera española gigante ha sido desplegada desde una de las esquinas cercanas a la plaza de San Agustín, en medio de insultos y amenazas desde grupos ultra como España 2000 hacia los manifestantes, que a su vez están rodeados por un cordón propio de seguridad.

 
Patrullas policiales mantienen bloqueadas todas las bocacalles del recorrido de la tradicional manifestación de entidades nacionalistas y de izquierda con motivo del Día de la Comunitat Valenciana, en cuya cabecera avanzan cargos de Compromís como su portavoz en Les Corts, Fran Ferri.

A lo largo de la manifestación pueden verse pancartas de algunas de las organizaciones convocantes, como CCOO, Intersindical, Compromís, los Iaioflautas y el Partido Comunista, todos ellos detrás de una pancarta unitaria con el lema "Guanyem llibertats, fem país" y abriendo la marcha, una docena de furgones policiales.

Cuando desde la marcha se ha coreado un lema a favor de la libertad de los políticos catalanes que permanecen presos, miembros de la ultraderecha les han tachado de "terroristas" e "independentistas", entre constantes amenazas y proclamas de extrema derecha.

Numerosos policías mantienen también blindado el paso por la sede provisional de la Delegación del Gobierno, a mitad de la calle Colón, mientras otra docena de furgones policiales cierra la cola de la manifestación. 

Noticias relacionadas

next