X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

última actualización

La CNMV constata que los bajistas están apretando el acelerador en la banca cotizada

12/06/2018 - 

MADRID (EP). Los bajistas aumentaron su presión sobre las entidades bancarias el pasado viernes respecto a dos semanas antes, alcanzando máximos anuales en Bankia, Banco Sabadell y Bankinter, según consta en los registros oficiales de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En concreto, las posiciones cortas en Bankia escalaron al 4,21% desde el máximo del 4,14% declarado dos semanas antes, un porcentaje del que AQR Capital Management cuenta con el 1,4% y Viking Global Investors con el 0,89%. También han alcanzado máximos los bajistas en Bankinter, al pasar del 0,2% al 0,5% del capital, y en los registros de la CNMV no se especifica quiénes son los bajistas.

Igualmente, han elevado la presión en Banco Sabadell hasta el máximo del 1,59%, desde el 1,12% declarado el pasado 25 de mayo, que también supuso un máximo anual, al tiempo que en CaixaBank los cortos se encuentran por debajo del mínimo cuya comunicación es obligada.

Suben también en BBVA y Banco Santander

En cuanto a BBVA, los cortos han subido al 0,3%, desde el 0,2% del 25 de mayo. En la entidad que preside Ana Botín, Banco Santander, los bajistas alcanzan el 0,22% del capital, frente al 0,2% declarado en la última revisión.

El supervisor de los mercados españoles exige desde 2010 que se le comunique toda posición corta sobre cualquier empresa cotizada española que exceda al 0,2% del capital social y hace públicas las que superen el 0,5% del capital. La toma de posiciones cortas es una operativa bursátil que utilizan los inversores cuando prevén que el mercado va a bajar o está sujeto a mucha volatilidad. En líneas generales, consiste en pedir prestadas acciones de una entidad a cambio de un alquiler con la intención de venderlas y posteriormente recomprarlas más baratas.

En agosto de 2011, en el marco de la crisis financiera, la CNMV prohibió la toma de posiciones cortas sobre valores del sector financiero con objeto de atajar la extrema volatilidad que atravesaban los mercados. Este veto se extendió hasta febrero de 2012.

Noticias relacionadas

next