X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 23 de noviembre y se habla de benidorm isla de benidorm ELCHE ARENALES DEL SOL CONSUM

la entidad mantiene su política de aperturas en la comunitat

Ibercaja ultima la apertura de una nueva gran oficina en Alicante pese al ERE

11/05/2017 - 

VALÈNCIA. La dirección de Ibercaja y una mayoría de los representantes de los empleados han alcanzado un acuerdo para la aplicación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) donde se prioriza -según la entidad- en el principio de voluntariedad y al que se podrán acoger hasta 590 empleados mediante bajas incentivadas. Se trata del mayor ajuste aplicado por Ibercaja en los últimos cinco años, que contempla el cierre de un máximo de 140 oficinas, 14 de ellas en la Comunitat Valenciana y Murcia.

"El impacto del ERE en la Comunitat Valenciana va a ser meramente residual porque de hecho tenemos pensado abrir más oficinas. En Alicante lo haremos en breve porque estamos a punto de firmar uno de los mejores locales en la capital y en València no tardaremos mucho. Hablamos de las oficinas Ibercaja+, que son mucho más grandes que las habituales". Así informaban ayer a este diario fuentes de la entidad aragonesa, que advertían que "el grueso del ERE corresponde más a servicios centrales y a territorios naturales como Aragón y Extremadura, ésta última porque afecta a Caja de Badajoz que procede del extinto Grupo Caja3, pero no en territorios de expansión como la Comunitat Valenciana".

Precisamente Ibercaja devolvió las ayudas públicas recibidas por dicho grupo tras amortizar de forma anticipada a finales de marzo pasado 223,6 millones de euros de 'CoCos' emitidas por dicho grupo,  cuya materialización estaba prevista para diciembre de 2017. Con dicho reembolso anticipado, la entidad ha reintegrado en su totalidad las ayudas públicas recibidas por Caja3, que fueron de 407 millones de euros.

Todo ello después de que el pasado año Ibercaja catapultara su beneficio un 70% hasta los 143 millones de euros bajo un contexto de tipos de interés en mínimos e intensa competencia en el mercado. Un resultado logrado gracias al dinamismo de la actividad con clientes fruto de un consolidado modelo comercial, en el que destaca la contribución de los proyectos de banca personal y banca de empresas.


"Insisto en que se trata de cierres residuales en la Comunitat Valenciana porque el 'Plan+ Levante' sigue en marcha, mientras que los ajustes en el territorio nacional eran necesarios", manifiestan las mismas fuentes. Conviene recordar que en junio del pasado año, Ibercaja presentó en su sede central valenciana dicho plan para incrementar en más 1.100 millones de euros su volumen de actividad

Para hacer frente a dicho plan, la entidad dirigida por Víctor Iglesias -consejero delegado, que estuvo en la presentación junto a José Gil y Jaime Rebull- puso en marcha un ambicioso programa de inversiones para reforzar la plantilla con 35 profesionales más -gestores especializados- e implantar en 15 oficinas de la CV un nuevo modelo comercial. Todo ello además de abrir un centro de negocio en Alicante -el que ya han encontrado ubicación- para atender empresas con volúmenes de facturación superiores a los 10 millones de euros.

Bajas indemnizadas

Volviendo al acuerdo alcanzado en el ERE, rubricado por los sindicatos CC OO, APECA-FINE y ACI que aglutinan una representación conjunta del 64,04% de la plantilla, incluye bajas indemnizadas para los trabajadores que cumplan 57, 58 y 59 años de edad antes del próximo 31 de diciembre. Las condiciones económicas de salida se han cifrado en un 80% del salario neto anual más una prima, con un máximo total del 85% de dicha referencia salarial.

Igualmente, incluye bajas indemnizadas para los empleados que tengan 55 y 56 años en esa misma fecha, con otras condiciones económicas con respecto al grupo de edad anterior, y que opten por rescindir su relación laboral con la Entidad, y aquellos que, como consecuencia del cierre de sus oficinas de trabajo, sean trasladados a un puesto a más de 50 kilómetros de distancia y decidan causar baja. El acuerdo también considera medidas alternativas compensatorias para los empleados que, como consecuencia de la reestructuración, sean trasladados de su puesto actual de trabajo.

Noticias relacionadas

next