X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

opinión

Grecia y Brexit, cara y cruz de la Unión Europea

Mientras los griegos han logrado estabilizar su superávit financiero, los británicos no pierden de vista las negociaciones con la UE para abandonarla como explica el analista de XTB

17/07/2017 - 

MADRID. Grecia vuelve a estar en línea con las normas de la Eurozona. Acaba de recibir la última ronda de ayuda y ya contempla su primera venta de bonos desde 2014. Los responsables de la Unión Europea (UE) recomiendan la eliminación del procedimiento de déficit presupuestario; este movimiento es bastante positivo ya que después de conseguir respaldo internacional desde 2010 aceleraría el camino hacia la normalidad y a provocar un interés inversor dentro del país heleno.

La estabilidad financiera y la recuperación económica del país han detonado en la eliminación del déficit excesivo que tenía impuesto por Grecia. El retorno a los mercados financieros seria clave para un fortalecimiento mayor,  una economía como la griega que ha conseguido logros financieros y fortalecer la confianza en su economía. La eliminación aún tiene que ser aprobada por los gobiernos de la UE, prevaleciendo siempre el plan de rescate establecido; pero dicha circunstancia es positivo pues las noticias que rodean al país son muy positivas.

Estabilizarse en un superávit primario en un 3,5% del PIB hasta 2022 es el objetivo heleno, ya que las normas por parte de la UE son claras: el déficit presupuestario debe estar limitado al 3% del producto interior bruto y mantener el ratio de deuda por debajo del 60%. Actualmente Grecia tiene un superávit del 0,7, si los datos siguen reforzando a la economía griega, lo que podría detonar en sólo ver a tres países dentro del llamado brazo corrector y serian Francia España y Reino Unido.

Haciendo referencia a Reino Unido la situación de regularizar su factura actual con la Eurozona se presume tensa; el  órgano negociador europeo ya ha avisado a Reino Unido (UK)que debe regularizar su situación saldando las cuentas para que haya un pacto. Para abandonar la UE debe abonar los compromisos pendientes, abocando a una resolución actual para poder avanzar hacia un nuevo futuro para la relación entre la Unión Europea y UK. 

Reino Unido califica la cuantía de abusiva y pretende no ceder a las pretensiones de la UE. Pero el ente europeo justifica como básico y fundamental empezar a generar las bases de confianza necesarias para una nueva relación. Por el momento, parece que la UE toma ventaja en un claro interés comercial existente por parte de UK en mantener las relaciones con su principal socio comercial.

Jorge López es analista de XTB

Noticias relacionadas

next