X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

actuán este sábado en cigarreras

Fundación Tony Manero contra el "rollo sectario" del soul

18/05/2018 - 

ALICANTE. Nueve jóvenes se lanzaron hace veintidós años a la música soul con un evidente afán lúdico que reflejaron incluso en los nombres que adoptaron. Miguelito Superstar repasa la trayectoria de Fundación Tony Manero antes del concierto que ofrecerán el sábado por la tarde en Cigarreras.

Lugares comunes es el disco que presentan, un trabajo en el que siguen evolucionando su camino musical desde que empezaran con aquel Looking for la fiesta que contenía Super Sexy Girl. En aquel entonces estos barceloneses cantaban solo en inglés, el idioma en que escuchaban la música disco que les fascinaba y empezaron versionando.

"Nos tomó un tiempo pasarnos al castellano", cuenta risueño Miguelito. "Empezamos cantando en inglés porque era lo que nos parecía natural en el homenaje a una música que habíamos escuchado siempre en inglés y había pocos referentes en castellano", razona. Con ese pasar del tiempo que decía, se dieron cuenta "de que había un problema al cantar en inglés: no lo hablábamos lo suficientemente bien, con lo que tendíamos a copiar frases sueltas que hacía otra peña y decías tópico tras otro".

Más les preocupaba la honestidad. "Tenía problemas para grabar la interpretación y que en la pronunciación no se notara que no era anglófono", reconoce, "era poco honesto". Con el castellano encontraron la solución a ese problema, "nos permite una interpretación más natural". Lo que no se esperaban era descubrir que los seguidores del estilo que amaban rechazarían ese cambio.

Superar la restricción del idioma

"La música negra del soul y funky aquí no tiene muchos seguidores, es de gente especializada", afirma. Una situación que, creen, se debe a que "tiene un rollo un poco sectario porque los grupos cantan en inglés y eso nos lleva a copiar patrones que se han hecho y está bien pero es restrictivo". ¿Qué les había pasado antes? Tocaban su música funky sin que la gente prestara atención a las letras porque no las entendían. Esa situación cree que se repitió más tarde cuando varios grupos del indie catalán se pasaron también del inglés a castellano y su público creció en gran medida.

Ahora cuenta Miguelito son conscientes de que ese conectar con el público a través de las letras, era un camino que debían pasar, y que luego transitaron otro. "De forma que el público no especializado que le guste la música sin etiquetas, entre", añade. Pero otro sector no lo aceptaba. "Cuando empezamos hace veinte años si te encontrabas un fan de la música negra le abrazabas y no lo querías soltar porque había muy pocos", apunta risueño. "Ahora no deja de ser una escena pequeña, que es conservadora, poco amiga de las innovaciones".

"Si eres un grupo soul has de hacer lo que hacía Otis Redding. Pero si te sales, como al cantar en castellano, crea un cierto rechazo en lo que es la media de seguidores". Un hecho que lamenta porque recuerda que "la música negra abarca desde el blues, hasta el hip hop o dubstep". De ahí que entiendan que "los purismos y ortodoxias son una mierda que te convierten en algo cerrado". Por eso a "lo que aspiramos es que a la gente escuche la música más allá de prejuicios y que la música soul no sea tan sectaria".

Esa apertura de miras se la tuvieron que aplicar ellos mismos a su carrera. "En el principio teníamos una visión más purista aunque éramos muy heterogéneos en lo que escuchábamos", admite, "la visión del proyecto era hasta aquí podemos hacer y aquí ya no. En los primeros discos ni se nos ocurría que entrara una caja de ritmos o un sintetizador". 

Aquello empezó a cambiar en su tercer álbum, Click!, "cuando nos quitamos las manías y lo cantamos todo en castellano". También fue cuando se abrieron a más estilos de música, "la etiqueta se amplía y hay temas de house, boogaloo... Todo mezclado y cantado en castellano".

El castellano lo han mantenido desde entonces. Y ahora en Lugares comunes musicalmente lo que han querido cambiar respecto a los otros "es que fuera más tranquilo, yendo a buscar la música que escuchábamos cuando empezamos el grupo pero que nunca salió cuando el grupo empezó". Siente que mantienen la coherencia respecto a la línea desarrollada en Fundación Tony Manero "pero que a la vez fuera más íntima, más acogedora y menos festiva que otros discos".

La familia en la disco

¿Y de qué hablar? "De la familia. En el momento vital que estamos, queríamos tratar un tema que no habíamos entrado a saco, no había todo un disco de esa gente cercana". Así que con él han querido dar las gracias a todos ellos por los momentos vividos.

Miguelito, apasionado del género, siente que con todo esto cierran un viaje. "Hemos intentado llegar a un género musical que nos es extraño -porque somos gente nacida aquí en los 70 y no vivimos esa eclosión [del movimiento disco en América]- pero lo hemos cogido para hacerlo cercano, y la usamos con nuestro idioma y hablando de lo cercano. Y es en lo que estamos en los últimos años: hacerlo nuestro".

Noticias relacionadas

next