X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 18 de octubre y se habla de alicante urbanismo CONTRATAS CREVILLENT no adscrita contratos benidorm

proceso de elección del nuevo secretario general

Estas son las propuestas de los aspirantes a liderar Podemos en Alicante: Pérez, Romero y Quiñonero 

13/06/2018 - 

ALICANTE. El proceso para elegir a la nueva dirección de Podemos en Alicante está en marcha con tres aspirantes en liza: Pascual Pérez, Vanessa Romero y Llum Quiñonero. El primero es el secretario general local actual y sus dos competidoras han figurado en la cúpula de la agrupación como integrantes del Círculo ciudadano local. El plazo de votación (telemática y presencial) se abrió este lunes y se cerrará el lunes de la próxima semana, pero los resultados no se darán a conocer hasta dos jornadas después, cuando se cierre el recuento con todas las comprobaciones técnicas oportunas. Alicante Plaza sondea a los tres candidatos para conocer sus propuestas con un cuestionario común. El orden de las respuestas obedece al orden de su recepción. 

-Resuma en tres ideas básicas sus prioridades para Podemos Alicante en el caso de que resulte elegido secretario/a general.

-Pascual Pérez: Estamos ya a menos de un año de las elecciones municipales. Nuestra principal prioridad es entrar con empuje en el Ayuntamiento en mayo de 2019. La actual correlación de fuerzas municipales ha demostrado ser incapaz de generar un gobierno estable y con energía para emprender la modernización  que necesita Alicante. El desembarco en el consistorio de Podemos, una fuerza joven, con impulso y portadora de ideas de cambio, inaugurará una nueva etapa en la ciudad que hasta ahora ha estado instalada en una crisis política permanente. Para eso hace falta poner a la organización en clave electoral y traducir a un proyecto municipal y a un programa electoral las demandas que día a día captamos en los colectivos y movimientos sociales.  En resumidas cuentas lo que ya se hizo en muchas ciudades como Madrid, Barcelona o Cádiz  en las elecciones de 2015.

-Vanessa Romero: Una dirección más coral, alejada de hiperliderazgos unipersonales. Fortalecer nuestra estructura para ofrecer a Alicante una candidatura de cambio ganadora en 2019, contando con lo mejor de la sociedad alicantina; la vanguardia del cambio está en la sociedad civil. Hacer de Podemos Alicante una fábrica de ideas y propuestas de cambio para que la ciudad de un salto adelante y poner el Ayuntamiento al servicio no de unos pocos, sino de toda la ciudadanía alicantina.

-Llum Quiñonero: Recuperar la ilusión y a buena parte de quienes  conformaron Podemos en sus inicios para la actividad cotidiana. Alinear la organización con un programa de acción política municipalista. Establecer un calendario institucional  de reuniones con los partidos de la ciudad y la sociedad civil para presentar la nueva dirección, intercambiar análisis políticos, necesidades y perspectivas.

-¿Qué diferencia a su candidatura de las otras dos que concurren en el proceso?

-P. P.: ARA ALACANT, la candidatura por la que me presento, ha redactado un programa político claro y concreto para cumplir el mandato de la Consulta Ciudadana del mes de marzo que fue contundente, con el apoyo del 82% de las personas participantes: buscar las alianzas electorales con las fuerzas hermanas del espacio del cambio en Alicante, para concurrir a los comicios locales de 2019. Por otra parte,  ARA ALACANT está compuesto por un equipo de personas con amplia trayectoria en la organización, que mantienen  una relación intensa con los colectivos y movimientos sociales del municipio, que viven y hacen política en Alicante, que han participado  en la dirección del partido y que suman la experiencia de gestión en la organización y en la administración pública necesaria para la nueva etapa que se abre a Podemos Alicante. 

-V. R.: Es una candidatura construida colectivamente en torno a un proyecto para Podemos Alicante y para la ciudad, no en torno a una persona u otra. No nos conformamos con ser una mera sucursal del discurso a nivel estatal de Podemos; defendemos la autonomía municipal, miramos de cerca la realidad alicantina para construir un proyecto que sintonice con los anhelos y las demandas de la gente de nuestra ciudad. En la configuración de la candidatura hemos optado por hacer una lista incompleta, nuestro afán es el de compartir la dirección de Podemos Alicante con las otras candidaturas; creemos en la pluralidad. Por último, tenemos un fuerte apoyo de las personas jóvenes de nuestra organización; este componente intergeneracional enriquece nuestra propuesta

-LL. Q.: Somos una candidatura con experiencia política y feminista. Con un pie en Les Corts, donde presido la Comisión de Igualdad y soy portavoz de Cultura. Somos 11 mujeres y 6 hombres, como el Gobierno de España. El feminismo es medular. Es una candidatura que combina el conocimiento de Podemos como organización a través de gente de los círculos activos y la profesionalidad. Desde la sociología a la abogacía, la política cultural, la cercanía al trabajo municipal desde la institución. Contamos con personas vinculadas a la Universidad de Alicante, expertas en sanidad y vinculadas a la marea blanca. Contamos con expertas en la política educativa, gente joven  que conoce la ciudad desde el mundo del activismo LGTBI y desde la acción social municipal. Hay en nuestro equipo activistas medioambientales y expertos en transición ecológica. Además de dos sabias en redes y comunicación.

-¿Qué le falta en estos momentos a Podemos como organización en Alicante?

-P. P.: Con estas elecciones primarias internas, Podemos Alicante entra en la madurez política. Habrá una transición ordenada del anterior Consejo Ciudadano Municipal al nuevo y se afrontará el reto electoral con ilusión y energías creativas. En ARA ALACANT hemos hecho un esfuerzo ingente para ofrecer a las bases un documento organizativo completo y coherente para garantizar la participación y la transparencia en la vida diaria de la organización. Ahora hace falta empezar a rodar para que la maquinaria se engrase. Como acabábamos de nacer como organización política, no participamos orgánicamente en las últimas elecciones municipales, pero eso no quiere decir que no tengamos experiencia política y de gestión. Muchas de las personas que conforman nuestra candidatura tienen una larga historia de compromiso político y social que en algunos casos, como el mío, se remonta al final de la dictadura y el despertar de la democracia, al que contribuimos activamente.

Pérez: "Será un proceso complejo pero emocionante y la determinación de la candidatura a la Alcaldía por la coalición, que llevará la marca de Podemos en la papeleta electoral, será el final del proceso. Yo espero con ilusión contribuir con toda mi experiencia política"

-V. R.: Hemos hecho un gran trabajo de participación en la sociedad civil alicantina, con la cual hay unas sinergias cada vez más fuertes. Debemos seguir ampliando los espacios de intervención y profundizando en esta tarea, pero lo fundamental es dar una dirección política y estratégica clara a nuestros esfuerzos, la cual aún no hemos establecido, y sobre la que fijar nuestras prioridades de actuación y propuestas concretas.

-LL. Q.: Le falta renovación, arraigo, frescura. Le falta una mirada a largo plazo. Le falta establecer lazos puentes con una ciudad que hierve de iniciativas y que ha sido abandonada durante décadas, en manos del nepotismo y los intereses privados de quienes la ha desgobernado a su capricho.

-El nuevo secretario general y su nuevo consejo ciudadano deben pilotar el proceso de elección del candidato a la Alcaldía. A priori, se da por hecho que habrá un proceso de elección interna. ¿Concurriría a ese proceso? Tanto si la respuesta es afirmativa como negativa, ¿por qué?

-P. P.: Habrá un proceso de elección interna sin ninguna duda porque eso es lo que hemos acordado a nivel estatal. Hace un poco más de una semana Pablo Echenique hizo públicos los términos del preacuerdo electoral alcanzado con Izquierda Unida y con Equo, y que estará abierto a otras formaciones, colectivos y personas. En él se trazan las líneas generales de un proceso que habrá que particularizar y concretar aquí en Alicante, la segunda capital de la Comunidad Valenciana, que tiene una dinámica política propia que no se puede dictar ni desde Madrid ni desde Valencia. Será un proceso complejo pero emocionante y la determinación de la candidatura a la Alcaldía por la coalición, que llevará la marca de Podemos en la papeleta electoral, será el final del proceso. Yo espero con ilusión contribuir con toda mi experiencia política a que ese proceso llegue a buen término y Alicante salga del atasco político en que se encuentra.

-V. R.: Habrá unas primarias en el mes de enero, y una de mis principales tareas, si soy coordinadora, será procurar que la gente más preparada y solvente, tanto la que ya está en nuestras filas como la que falta por sumar, se presente a esas primarias. Eso es lo que me ocupa ahora, y llegado el momento estaré donde el partido crea que debo estar para ser más útil.

-LL. Q.: La lista electoral deberá reunir a las mejores. El objetivo es muy ambicioso. Regenerar la política, poner en práctica la democracia de cercanía, cambiar los usos y los valores. El debate y el acuerdo a través de la deliberación. Esta ciudad ha sido abandonada, esquilmada por reincidentes gobiernos corruptos. Alicante está inconclusa, provisional, o dejada en manos de nadie, a su albur. Desde el Plan General a la cultura: todo debe renovarse. Revitalizarse, poner en marcha tantos recursos dilapidados, desconsiderados. El PP esta semimuerto y en su desastre ha dejado muchas heridas. Una ciudad desmembrada y desigual con bolsas de población en barrios con grave riesgo de exclusión social. Eso es del todo intolerable. La responsabilidad es enorme. Y el primer intento, en 2015, ha sido un rotundo fracaso. Aprendamos de los errores. Si mi equipo lo considera oportuno, someteré mi candidatura a las primarias formando un  equipo conocedor de la ciudad, de su historia y de su recursos y necesidades. El objetivo devolver la ciudad a su ciudadanía. El feminismo atravesará nuestra política. El 8 de marzo de 2017 el feminismo es central en nuestra vida social y política.

-¿Qué proyecto debe ofrecer Podemos a partir de 2019?

-P. P.: Podemos va a entrar en el Ayuntamiento con su marca. Eso quiere decir que la próxima legislatura municipal va a tener protagonistas políticos diferentes de los actuales. Y sobre todo va a introducir un estilo político que aportará el aire fresco que necesita el consistorio. Alicante es una gran ciudad que tiene inmensas posibilidades de desarrollo, pero es también una ciudad con grandes desequilibrios que no son aceptables. Podemos se volcará en la tarea de luchar contra la pobreza, la exclusión social y la marginación porque es una condición necesaria, un prerequisito, para que se produzca la modernización de Alicante. La ventaja que tenemos es que, por nuestro conocimiento de las calles, los barrios y los colectivos y movimientos sociales, tenemos un diagnóstico claro de cual es el punto de partida y de cómo se puede avanzar a partir de él. Pero sobre todo, contamos con que la nuestra sea una ciudad participada, en la que sea la ciudadanía la que señale los problemas y proponga las soluciones que se necesitan.

-V. R.: Debemos ser la opción política que materialice las expectativas y demandas de cambio de los y las alicantinas, al mismo tiempo que damos certezas y confianza a la gente en nuestra labor en el Ayuntamiento, gestionando mejor que el PP y de manera más justa, dando tranquilidad a la gente de abajo, revirtiendo los recortes sociales y ganando derechos para la ciudadanía, para todas, a diferencia de los gobiernos antisociales que hemos soportado hasta ahora. Mientras hacemos todo esto, deberemos seguir aportado a la organización de la sociedad civil desde abajo para que empuje en el sentido de demandar los cambios democratizadores y sociales que hagan de Alicante una ciudad más justa y vivible; es importante mantener esa relación privilegiada con la calle para no homologarse a las viejas formas de hacer política.

-LL. Q.: Podemos ha cambiado la agenda política de este país. Nuestro proyecto ofrece una mirada a largo plazo para consolidar la democracia también en nuestra ciudad. Hemos de entusiasmar con nuestra propia energía a tanta gente que reclama regeneración. No es una tarea que podamos hacer solos. Por supuesto, necesitamos alianzas con las fuerzas progresistas. Alianzas entre fuerzas políticas que sumen lo mejor de cada casa. Para llegar al gobierno municipal y para emprender  el cambio de rumbo. Recuperar la ciudad y la calidad de vida en los barrios; recuperar el liderazgo, la capitalidad, las infraestructuras, la política cultural y turística, el área metropolitana. Alicante no puede seguir siendo un bar cutre para el beneficio de un puñado de hosteleros desalmados. Ni un territorio convertido en mercadería para el mejor postor. Nuestra ciudad es un tesoro y hemos de recuperarlo. Podemos será protagonismo de este cambio, impulsando liderazgos, apoyándolos. El objetivo más allá de echar al Partido Popular, es encabezar una transformación democrática capaz de cambiar la convivencia en esta ciudad.


-¿Qué perspectivas electorales tienen?

-P. P.: Podemos  participará por primera vez en las elecciones municipales con sus siglas y, a pesar de que corren tiempos convulsos en la política estatal, en los que las predicciones electorales dan vuelcos de una semana para otra, tenemos grandes expectativas para Alicante. La marca Podemos es bien conocida, cuenta con una proyección estatal y autonómica, y su trayectoria política ya forma parte irreversiblemente de la nueva etapa política que está viviendo la democracia española. Vamos a estar en el Ayuntamiento de Alicante y vamos a ser decisivos en la configuración del gobierno municipal.

-V. R.: Las labores de gobierno de los últimos mandatos han estado entre lo pobre y lo desastroso para nuestra ciudad, por lo que el bipartidismo ha pasado a la historia. Creo que una vez se constata cada día más que Ciudadanos no es más que la marca blanca del PP, mucha gente nos ve como la opción de regeneración de la vida pública y de transformaciones valientes para avanzar hacia una sociedad más justa que Alicante necesita.

-LL. Q.: Venimos a hacer política real. Venimos a recuperar a tanta gente valiosa y joven que está moviendo la ciudad con cientos de iniciativas. No lo sabremos hasta que se cierren las urnas el próximo 21. Pero no nos presentamos a unas elecciones para perderlas. Hay cerca de 5 mil inscritas en la ciudad y no podemos dirigirnos específicamente a ellos porque no tenemos acceso al censo. De modo que nos dirigimos a nuestros  posibles votantes a través de las redes, de la cercanía, de los propios contactos, creando vínculos. Apostarán por Pascual Pérez o apostaran por Llum Quiñonero y  por nuestros equipos. Siento de verdad que la tercera candidatura no se sumara a nuestro equipo.   Pascual fue parte de la candidatura Vecinos por Alicante una opción que fue muy discutida en la ciudad y que no compartí entonces por lo que significó ni comparto con él su balance. La gente cercana, buena parte de los inscritos, ha podido comprobar su estilo, sus propuestas, su liderazgo, su capacidad de organización, sus propuestas. Mi papel interno ha sido de perfil mas bajo, a pesar de que lideré la creación de la gestora creada tras la dimisión del primer CCM. He tenido una actividad más vinculada a mi tarea institucional, en la cultura y en el feminismo especialmente. La gente dirá. El 21 hablamos. Somos un equipo de gente chispeante, así nos llamamos nosotras. Así que tenemos ganas de ganar y de ponernos a trabajar echando chispas y sumar a gente a la ilusión que desplegamos.

-Ya se ha hecho público el acuerdo nacional con IU para concurrir juntos a las municipales y autonómicas. ¿Cómo afrontará Podemos esa integración si usted es secretario/a general?

-P. P.: De manera rápida pero rigurosa. Nos diferenciamos del resto de las candidaturas en estas elecciones primarias internas precisamente en que desde el primer momento apostamos por el Sí a la apertura de un proceso de confluencia con Izquierda Unida, que fue lo que finalmente refrendó la Consulta Ciudadana que determinó nuestra política electoral. Es un proceso complejo, pero que ya tenemos bien meditado y estoy además seguro de que todas las partes vamos a afrontarlo con seriedad y generosidad, dando entrada también a las fuerzas y colectivos que quieran sumarse.

-V. R.: Se trata de un acuerdo marco que, como no podría ser de otra forma, observa la libertad de la agrupación de cada ciudad o pueblo para decidir la forma más adecuada de presentarse a las municipales. Los resultados de la consulta del pasado mes de marzo nos animan a explorar un posible acuerdo a nivel local, y lo haremos teniendo en cuenta que no deseamos reproducir una especie de Guanyar 2, aunque lleve otro nombre. Queremos presentar una candidatura que ilusione a la gente, que represente a lo más dinámico, talentoso y creativo de la sociedad alicantina, y que dé certidumbres al estar conformada por gente preparada y del más alto nivel político y ético. Y lo haremos con el firme compromiso de que cualquier posible preacuerdo habrá de contar con el refrendo por votación de las bases de Podemos Alicante.

-LL. Q.: El acuerdo marco viene de la mano  de una evaluación de la realidad local. EU en la ciudad se encuentra sumida en una crisis que esperamos que la superen pronto. Nos sentaremos con todas las fuerzas del cambio para establecer estrategias. Pero lo más importante para mí y para mi equipo, sin duda, es fortalecer Podemos. Desde ahí  marcaremos las alianzas. En la Comunitat Valenciana, Podemos hizo posible el Botánic. Esa experiencia, con sus limitaciones, ha sido determinante para comenzar el cambio. Me gusta recordarlo. En 2015 regalamos nuestros votos a otros. No repetiremos aquel error. Queremos ir lejos. De los errores se aprende. Y eso hemos hecho.

Quiñonero: "Podemos hizo posible el Botánic. Esa experiencia, con sus limitaciones, ha sido determinante para comenzar el cambio. Me gusta recordarlo. En 2015 regalamos nuestros votos a otros. No repetiremos aquel error. Queremos ir lejos. De los errores se aprende. Y eso hemos hecho"

-¿Exigirá cuotas concretas y puestos de salida?

-P. P.: No hay que empezar la casa por el tejado, si no por los cimientos. Ni las exigiré ni aceptaré que las exijan las otras fuerzas que participen en un proceso en el que lo importante no son los puestos de salida, si no los de llegada. Vamos a barajar todas las posibilidades. Y cuando digo todas las posibilidades soy plenamente consciente del significado de  ese adjetivo indefinido. En mi imaginario político municipalista,  Manuela Carmena o Ada Colau ocupan un lugar prominente, pero en política los procesos no se repiten y no se pueden copiar modelos. Mucho menos a nivel municipal. Podemos pondrá todo su empeño en forjar la alianza electoral más propicia para que Alicante salga de la crisis política y eso significa ahora mismo más abrir caminos que cerrarlos. Ya llegará el momento de concretar. Empezaremos poniendo sobre la mesa un proyecto de programa que recoja las reivindicaciones de los barrios y los colectivos sociales para enriquecerlo e ir acordando  un buen programa electoral. Solo después  abordaremos la composición de  listas electorales, que finalmente serán sometidas a una Consulta Ciudadana. En Podemos las decisiones importantes las toman las bases.

-V. R.: Hay unas fórmulas que vienen marcadas desde el reglamento estatal, pero en todo caso creo que a la gente no le importan tanto las fórmulas, como que lo que se le ofrezca sea una candidatura seria, rigurosa, con vocación de cambio y mejora para Alicante y conformada por gente honrada que ama esta ciudad. Creo que la marca Podemos da certidumbres en ese sentido, ya que somos la fuerza política que ha llevado otra forma de gobernar a las instituciones, y por lo tanto tiene sentido que haya una presencia importante de Podemos en gobiernos del cambio municipalistas, como ocurre con Madrid, por ejemplo.

-LL. Q.: Nos vamos a concentrar en nuestra organización. Ya hablaremos de las listas. Las personas son fundamentales en los equipos. Y además, debemos saber dónde nos dirigimos.

-Por el momento, no parece posible un acuerdo con Compromís, ¿si usted es secretario/a general, lo intentará?

-P. P.: Como acabo de decir, no descarto ninguna posibilidad. La situación política de Alicante, con dos minigobiernos de signo diferente en pocos meses es de una extrema gravedad que la ciudad no se puede permitir. Salir de esa crisis va a necesitar de muchas aportaciones desde muchos rincones. Es cierto que no se aprecia en Compromís una actitud positiva en esa dirección. Se trata de una fuerza política con varias complejidades y sensibilidades internas y tiene que buscar también sus propios equilibrios. Podemos es una fuerza estatal, Compromís no. Compromís ha estado en el Gobierno Valenciano, Podemos, no. Las prioridades sociales que tenemos en Podemos no son siempre bien comprendidas en Compromís. Aunque no hayamos estado en esta legislatura en el Ayuntamiento, Podemos tiene su espacio político en Alicante, mientras que Compromís anda buscándolo. En definitiva hay muchas fuerzas centrífugas que no tienden a acercarnos, pero no descarto ninguna posibilidad.

-V. R.: Nuestra máxima es cohesionar a todas las fuerzas del cambio, tanto de la sociedad civil como políticas. Obviamente, tendremos que hablar también con Compromís. Tenemos abierta una agenda para comenzar una ronda de reuniones con diferentes agentes sociales, sindicatos y partidos, y nuestra intención es reunirnos también con Compromís. De todas maneras, cualquier preacuerdo será consultado con nuestra militancia, queremos y debemos hacer partícipes a nuestras bases de cada paso que vayamos dando hacia 2019. Hemos ido conjuntamente con Compromís en dos contiendas electorales, y se cosecharon buenos resultado: quedamos como la segunda fuerza más votada en ambas ocasiones, siendo superados solo por el PP, cuando el PP aún no había recibido el impacto del grueso de las sentencias judiciales en su contra. Aunque representamos proyectos políticos diferentes, los acuerdos se hicieron por el afán de sumar a todas las fuerzas de un espacio que tuviera por bandera el rechazo a la corrupción y las políticas antisociales del PP, y una voluntad de hacer cambios y transformaciones en un sentido progresista, social, y de ampliación de derechos y libertades democráticas. Desde entonces, se ha ido viendo en Compromís una deriva hacia posturas quizá más conformistas con el statu quo, menos transformadoras, más cercanas a los planteamientos del PSPV de Puig con el cual gobiernan. Está por ver hacia dónde quiere ir Compromís y los partidos que la integran en el futuro, como Equo. Parece que su intención es ir solos a las elecciones, pero creo que la postura de Podemos como herramienta al servicio de la ciudadanía es pensar en términos de lo que es mejor para la gente antes que de lógica partidista, y desde este punto de vista hablaremos con quien haya que hablar para explorar posibles vías, por remotas que parezcan a día de hoy; pero son futuribles basados en demasiados condicionantes todavía.

Romero: "Hemos ido conjuntamente con Compromís en dos contiendas electorales, y se cosecharon buenos resultado: quedamos como la segunda fuerza más votada en ambas ocasiones, siendo superados solo por el PP, cuando el PP aún no había recibido el impacto del grueso de las sentencias judiciales en su contra"

-LL. Q.: Compromís es una fuerza del cambio. Sea como sea, seremos aliadas trabajo con gente de Compromís muy valiosa cada día.

-Tras un mandato tan convulso como el actual, ¿ve posible algún pacto postelectoral en el caso de que resulte necesario para formar una mayoría absoluta? ¿Y en caso afirmativo, con quién pactaría Podemos y con quién no?

-P. P.: Podemos no pactará ni con el Partido Popular ni con Ciudadanos. Somos fuerzas que defienden intereses políticos diferentes. Podemos sueña con  una ciudad feminista, que conviva con la diversidad, que sea inclusiva, habitable, sostenible, participada por la ciudadanía, con unos Servicios Públicos universales de calidad, que apueste por las emociones culturales, festivas deportivas y artísticas y que considere a los animales como parte de una ciudad éticamente avanzada, que rechaza el maltrato, el sufrimiento y el sacrificio innecesario de seres vivos. Cualquier fuerza política que sea capaz de comprender esas aspiraciones encontrará predisposición por nuestra parte para pactos postelectorales, no solo si son necesarios. También aunque sean solo convenientes. Llegamos para sumar voluntades que puedan multiplicar resultados que transformen la ciudad a un ritmo exponencial.

-V. R.: Se pueden formar gobiernos productivos y estables sin necesidad de tener mayoría absoluta, como se ha visto en algunos ayuntamientos del cambio, aunque es lo deseable, conformar gobiernos plurales que compartan un proyecto de gobernanza, siempre que sea posible. Nuestros posibles pactos postelectorales siempre se moverían en la lógica del diálogo entre fuerzas progresistas; pero tan malo sería cerrarse en banda a explorar estas opciones como forzar un acuerdo que no contara con los mínimos de compartir proyecto de gobernanza y de confianza mutua entre las fuerzas que se asociaren. Aunque queremos gobernar para cambiar la vida de la gente, solo lo haríamos si es con las garantías de poder llevar adelante una agenda de gobierno socialmente ambiciosa y transformadora, y siempre que nuestras bases así lo decidan. Hace tres años, Echávarri prometió un gobierno compartido y unos cambios políticos a realizar, que luego incumplió, con desastrosas consecuencias. Que Podemos sea la fuerza mayoritaria en el campo progresista es la mejor garantía de que el gobierno resultante sea un gobierno de auténtico cambio, y de que haya una voluntad política real de acometer transformaciones en un sentido progresista.

-LL. Q.: Vivimos momentos apasionantes para la política. Hace quince días el PP disfrutaba de una mayoría absoluta y hoy han hecho las maletas y en Valencia recibiremos a mas de 600 personas que en otros países europeos les han negado el derecho a estar vivos. Estamos felices por este presente prometedor. En el horizonte hay cambios decisivos para recuperar derechos, libertades y el orgullo de ser ciudadanas de este país. Hay una transición que está pendiente de concluirse. Nos sumaremos, apoyaremos, encabezaremos a quienes apuesten en ese camino.

Noticias relacionadas

next