X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

EL SECRETARIO GENERAL DE PODEM CONVOCARÁ LA COMISIÓN DE SEGUIMIENTO DEL BOTÀNIC

Estañ propone una 'auditoría ciudadana' a la gestión del Consell de Puig

23/05/2017 - 

VALÈNCIA. La alianza entre el president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, y su homóloga andaluza, Susana Díaz, se había convertido en el tema favorito de los diputados críticos de Podemos. Mostraban así el nuevo tiempo de los morados si ganaban las primarias: iban a exigir una mayor profundización de las políticas al ejecutivo del Botànic. Una etapa que ha llegado tras la victoria de Antonio Estañ en el proceso interno. 

Así, una constante del sector crítico al que pertenecía Estañ con el anterior secretario general de Podemos, Antonio Montiel, era el nivel de exigencia que éste había aplicado con el Consell. De esta manera, en su primera aparición ante los medios de comunicación como nuevo líder de los morados en la Comunitat, el de la Vega Baja apretó el acelerador y dibujó algunas de las primeras medidas y principales líneas que la nueva dirección tomará en las próximas semanas. Unas acciones que se centrarán y señalarán directamente al Consell y al Pacte del Botànic. 

La intención es convocar la primera reunión del Consejo Ciudadano Valenciano este fin de semana para definir "mecanismos de rendición de cuentas" al acuerdo que dio vida al Gobierno valenciano. Mecanismos entre los que se enmarca "una auditoría ciudadana que pueda dar lugar a una hoja de ruta de lo que se ha hecho bien, lo que se ha hecho mal, qué se ha cumplido, qué no y lo que hace falta mejorar". 

Para recuperar la complicidad con los movimientos sociales y la sociedad valenciana -que, según los críticos se había perdido con el mandato del exsecretario general, Antonio Montiel-, se propone que esta fiscalización sea acometida por estos actores, es decir, que sean los ciudadanos los que analicen al Consell. Además, y como ha repetido durante toda la campaña, Estañ quiere crear un foro para fijar el modelo social, económico y democrático al que tendría que aspirar la Comunitat. 

El exsecretario general de Podemos en la Comunitat, Antonio Montiel. Foto: KIKE TABERNER

En este redoble de exigencia, Estañ dejó claro que pretenden tensar la cuerda, pero en ningún caso romperla. Sus alabanzas a determinadas políticas del Gobierno valenciano así lo contemplan. "Pensamos que el Consell ha tomado medidas positivas, más teniendo en cuenta que veníamos de 20 años de gobierno del PP", subrayó. 

Sin embargo, criticó que no se estuvieran "poniendo las bases de una transformación estructural del País Valenciano". Un aviso a navegantes que augura una mayor exigencia en las negociaciones por determinadas políticas del Consell; especialmente, en aquellas con un matiz social. Materias como sanidad, educación, vivienda o medio ambiente pueden convertirse en las demandas más corrientes para acelerar o ampliar un Acuerdo del Botánico al tratarse de cuestiones que están inscritas en el ADN de la formación morada. 

Con estos mimbres, el nuevo secretario general tiene una tarea nada sencilla por delante. Presionar y conseguir parecer ante la sociedad valenciana y sus socios del partido como un líder verdaderamente crítico con el Consell, sin llegar a rebasar límites; un gran reto que no consiguió superar Montiel. De su acierto dependerá que Podemos no ceda espacio en la izquierda a Compromís, quienes podrían ser sus socios en 2019. 

Sandra Mínguez, diputada de Podemos. Foto: EVA MÁÑEZ

Sandra Mínguez se perfila como el relevo de Montiel en Les Corts

Aunque no lo confirmó de forma taxativa, el nuevo secretario general deslizó, por otra parte, que se produciría un cambio en la portavocía del grupo en Les Corts, pues la sintonía con el actual síndic, Antonio Montiel, no ha sido la mejor en los últimos meses. Desde que destituyera vía Telegram a la secretaria de Organización de Podemos en la Comunitat, Sandra Mínguez, el grupo parlamentario se fracturó y la relación con los jóvenes diputados críticos se enfrió. 

Con estos antecedentes, Estañ señalaba en la rueda de prensa cuestionado por la continuidad del síndico que el grupo parlamentario debía "adaptarse a la nueva realidad del partido". De la misma manera, y en armonía con la portavocía coral que siempre ha defendido el grupo de críticos al que pertenece, el nuevo líder de los morados en la autonomía se descartaba a sí mismo como futuro portavoz de Podemos en Les Corts. 

Así, el nombre que más suena para relevar a Montiel como síndic -cambio que desde la nueva dirección señalan que se encuentra muy lejano-, sería el de Mínguez. Si bien es cierto que tal decisión corresponde al CCV, el nuevo secretario general ya manifestó en campaña -y reiteró este lunes- que debía ser una mujer. 

Una consideración que deja poco margen dentro del grupo parlamentario, donde Fabiola Meco, Llum Quiñonero y Beatriz Gascó -de la candidatura Més Morat, Més Podem- se ubican en el sector 'montielista' y, por tanto, del proyecto anterior que querían cambiar los críticos, y Cristina Cabedo, que se desvinculó del proceso autonómico. Por ello, Mínguez -de su propio equipo- sería el perfil que más números sumase para convertirse en la nueva síndica. 

No obstante, para que este cambio sea realidad, será necesario negociar. Estañ cuenta con 18 personas -incluido él mismo- dentro del CCV, de un total de 57; Meco cuenta con siete y Lima con 10. El resto lo compondrán 10 personas de los círculos de Podemos que saldrán electos por sorteo, dos miembros de los círculos sectoriales y otras 11 personas de círculos territoriales. 

Noticias relacionadas

next