X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

análisisap - el divorcio entre el ayuntamiento y el club de atletismo

¿El precio de una crisis o una nueva etapa? 3.500 'runners' menos en la Media Maratón de Santa Pola

21/01/2018 - 

SANTA POLA. El municipio de Santa Pola ha sido siempre ejemplar en la organización de eventos deportivos. La Media Maratón que se celebra este domingo ha sido el evento bandera, del que después han surgido otros muchos como el Triatlón o Duatlón Cross, y todo ello, gracias, fundamentalmente, a la asociación que hasta el 2017 lo organizó todo: el Club d'Atletisme de Santa Pola. Pero ese matrimonio se rompió hace unos meses fruto de las diferencias entre el actual equipo de gobierno y la dirección de la organización deportiva. Y esas diferencias se tornaron irreconciliables con la irrupción del escándalo de los uniformes de la Policía Local, donde coinciden algunos protagonistas de la antigua dirección deportiva. Todo ello sumió a la prueba deportiva -a esta y otras- en una especie de impasse que al final se ha ido enderezando con otro organizador, aunque con un precio alto: de los casi 8.000 corredores del año pasado a los 4.500 de esta edición.

Como admite la concejala de Deportes del Ayuntamiento de Santa Pola, María Dolores Tomás, "quizás hubo poco tiempo para que la gente se inscribiera". Y a ello se suma que cuando el consistorio anunció el nuevo organizador, la empresa Triwhite, el Club de Atletismo emitió un comunicado insistiendo en que no la iba a organizar y que además no estaría homologada por la Federación, "algo que al final no ha pasado; la prueba está homologada por la Federación Valenciana y la Española", ha añadido Dolores Tomás.



De momento, se desconoce el impacto de la nueva edición. El ayuntamiento no tiene datos. Pone en valor que ha tenido que buscar una organizador cuando el Club de Atletismo de Santa Pola comunicó que no quería organizarla. Y esta nueva edición se han intentado salvar algunos de los obstáculos, más allá de las diferencias personales (y políticas), que mantenían a ambas instituciones. Así, en esta edición, la Feria del Corredor ha vuelto al centro del municipio, en el Castillo, como hace muchos años, y no en el parque Sorolla y dentro de una carpa, como lo organizaba el club local. "Hemos recuperado el ambiente en el centro del pueblo, que es algo que este equipo de gobierno buscaba", ensalza la regidora.

Pero no sólo se han perdido corredores. Desde que saltara la crisis, la Media Maratón también ha perdido patrocinadores. El más importante, la Fundación Trinidad Alfonso, que aportaba hasta 60.000 euros directos a la organización de la prueba y que se mantenía desde 2013. El soporte de la fundación de la familia Juan Roig era fundamental y ayudó a la prueba santapolera a lograr la distinción de Etiqueta de Bronce de la Federación Española de Atletismo. Santa Pola estaba considerada como la cuarta mejor media maratón tras Madrid, Barcelona y Valencia. 

¿Qué fue el origen de todo?

Sin duda alguna, el cambio político en el Ayuntamiento de Santa Pola, un cuatripartito tomó las riendas frente a 12 años de gobierno del PP, y las denuncias que se presentaron contra agentes de la Policía Local, que además eran los cabecillas de la directiva del Club de Atletisme de Santa Pola. Pero antes de que esas denuncias dieran como resultado las detenciones del organizador, Roque Alemañ, y otros miembros de la directiva del club, la última edición de la Media Maratón ya había acabado mal. Tras la edición de 2017, algunos miembros del equipo de gobierno ya habían lanzado duras críticas contra algunos integrantes de la cúpula de la entidad deportiva, poniendo en duda su altruismo, y que meses después acabó con la detención de algunos de ellos en dos casos: las horas extras que percibían algunos de ellos y el caso de uniformes.

Esas acusaciones provocaron la dimisión de la junta directiva, aunque nunca se consumó. Pero sobre todo, provocó el divorcio ya total entre ayuntamiento y club. Ya no se organizó el 10k de junio ni la Volta a Peu a Santa Pola, y el Triatlón Cross de septiembre, también lo asumió la empresa Triwhite. En medio se produjeron las operaciones judiciales que pusieron bajo sospecha a dos de los más destacados miembros del club: el presidente, Roque Alemañ, y Pascual Linares.


Ahora meses después, con los casos de las supuestas irregularidades en los juzgados, está claro que el Ayuntamiento de Santa Pola considera esta edición de la Media Maratón, la 29 -aunque el club considera que sería la uno- como una nueva etapa, con un nuevo organizador. "Nos vimos en esta situación: el Club de Atletismo nos dijo que no quería organizarla y tuvimos que buscar un organizador porque sí creemos en la potencialidad del evento", afirma Dolores Tomás.

Pues hoy empieza esa nueva etapa. De momento, con 3.500 corredores menos, pero con todo el tiempo por delante para recuperar el crédito de otros años. Después de esto, sólo puede haber reconciliación. Todo lo peor -a nivel humano- parece que ha pasado.

Noticias relacionadas

next