X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

secretarios autonómicos, directores generales y subsecretarios

El Consell del Botànic sigue estancado en la paridad tras superar el ecuador de la legislatura

29/08/2017 - 

VALÈNCIA. El actual Gobierno valenciano, nacido del llamado Pacto del Botànic alumbrado en junio de 2015 y que vivió una renovación a principios de este ejercicio, no termina de cumplir con una de sus intenciones primigenias: la paridad en los cargos institucionales. Una premisa que se marcaba en el capítulo tres ('Gobernar para las personas') apartado de aquel acuerdo con un sencillo enunciado que rezaba: "Promover la paridad en los órganos institucionales y poner en marcha un plan desigualdad retributiva". 

Bien es cierto que el Ejecutivo liderado por Ximo Puig (PSPV) y Mónica Oltra (Compromís) fue conformado por una igualdad al 50% en sus miembros de mayor rango: los consellers. Una operación que ya resultó compleja solo para cumplir con ese primer escalón y de la que se desistió con cierta facilidad al pasar a la designación de secretarios autonómicos, subsecretarios y directores generales, donde primaron las condiciones necesarias para cumplir con el 'mestizaje' y los propios equilibrios de partido antes que la citada paridad.

Así, tal y como informó Valencia Plaza en su momento, la proporción en septiembre de 2015 en el segundo escalón del Consell, con prácticamente todos los altos cargos nombrados era de 62% (52 hombres) a 38% (31 mujeres) en estos puestos. Dos años después, y pese a que se ha producido una alta cifra de variaciones en esta franja del Gobierno valenciano, la situación no ha mejorado y la proporción es prácticamente idéntica: 56 hombres y 36 mujeres. 

Ahora bien, y al margen del incremento de altos cargos impulsado (alcanzando un total de 92 sin contar a los consellers), destaca el incremento de varones que se ha producido en los puestos de mayor responsabilidad y salario: los secretarios autonómicos. De esta manera, si en 2015 se contabilizaban 14 hombres con este rango por siete mujeres, ahora la cifra se eleva a 18 por siete. Por contra, la situación se ha equiparado en cierta medida en el rango correspondiente al Subsecretariado, donde en 2015 se contabilizaba una sola mujer por nueve hombres y ahora la proporción es de tres a siete.

En cuanto a los departamentos que descuidan más la paridad en este segundo escalón se encuentra Agricultura, con siete hombres por dos mujeres entre sus altos cargos; y Vivienda, con un cinco varones por una sola fémina en este apartado. No obstante, en ambos casos podría aducirse al menos que al frente de ambas consellerias se encuentran dos mujeres: Elena Cebrián y María José Salvador

Peor podría considerarse en cuestión paritaria el caso de Educación, liderada por Vicent Marzà, y la propia Presidencia de la Generalitat capitaneada por Ximo Puig, donde el segundo escalón está conformado por nueve hombres y cuatro mujeres y diez varones y cuatro féminas respectivamente. En ambos casos, la proporción también es francamente desigual en lo que se refiere a los 'número dos' -o dirigentes con ese rango'- de estas carteras: en Presidencia solo hay una mujer con categoría de secretaria autonómica por seis hombres y en Educación tres varones por ninguna mujer.

Por otro lado, en este periodo de tiempo ha mejorado la paridad levemente en el aspecto de que han subido a dos las consellerias en las que las mujeres son mayoría en el segundo escalón. Así, si en 2015 solo se encontraba Economía en esta situación -actualmente seis a cuatro-, ahora también figura Justicia, que con los cambios realizados en sus filas ha pasado a tener tres mujeres en este apartado por dos hombres. Una de las consellerias que se mantiene en un fifty-fifty (cuatro y cuatro) tal y como estaba en 2015 es Sanidad, liderada por Carmen Montón quien a lo largo de su trayectoria política ha ejercido diversas responsabilidades en el PSOE relacionadas con la Igualdad. En cuanto al resto de departamentos, todos se resuelven por una diferencia mínima a favor de los varones.

Un reparto que resulta cuanto menos curioso, sobre todo cuando en otros ámbitos como el referente a las instituciones estatutarias -aunque también en líneas generales-  se viene generando un intenso debate acerca de la paridad de estos órganos, especialmente en alguno como el Consell Jurídic Consultiu (CJC). Un objetivo que el actual Gobierno valenciano todavía debe mejorar.

Noticias relacionadas

next