X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 21 de octubre y se habla de ELCHE CF cd alcoyano alicante Turismo

El voto de los socialistas fue decisivo para aprobar la pnl sobre el plan de envases retornables

Compromís cuela en el Congreso la propuesta para extender el SDDR a toda España con apoyo del PSOE

La redacción definitiva del texto incorpora una modificación propuesta por los socialistas para cambiar la palabra "impulsar" por "estudiar" en el punto referido al controvertido sistema de envases

30/06/2017 - 

VALÈNCIA. Compromís y Unidos Podemos han conseguido sacar adelante en el Congreso la Proposición No de Ley (PNL) con la que instan al Gobierno central a poner en marcha en toda España un sistema de depósito, devolución y retorno de envases (SDDR) como el que la Conselleria de Medio Ambiente quiere implantar en la Comunitat Valenciana. La propuesta fue aprobada este miércoles en la comisión de Agricultura del Congreso en una ajustada votación en la que el apoyo del PSOE resultó decisivo. 

El respaldo de los socialistas en el Congreso a esta iniciativa para la venta con recargo de determinados envases de bebidas para facilitar su recuperación contrasta con la postura que el PSOE mantiene respecto a su aprobación en la Comunitat. La implantación del SDDR, prioritaria para el sector de la Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente controlado por Verds-Equo, ha generado tensiones dentro de Govern del Botànic porque ni la propia consellera de Medio Ambiente, Elena Cebrián, ni la inmensa mayoría del PSPV, con Ximo Puig a la cabeza, apoyan este sistema.

La PNL para recuperar el sistema de devolución de latas y botellas a los comercios fue presentada en abril por los diputados Juan López de Uralde y Enric Bataller del grupo parlamentario de Unidos Podemos y Compromís (grupo mixto) y en ella se plantea la alternativa del SDDR como una medida "urgente y adicional" de protección del medio ambiente. La proposición fue aprobada por 18 votos a favor –los de los diputados de Unidos Podemos, Compromís, PSOE y Esquerra Republicana– frente a los 17 votos contrarios del PP y Ciudadanos.

En el texto se pide al Gobierno que, siguiendo el ejemplo de la Comunitat, estudie la puesta en marcha de sistemas complementarios al actual SIG –el sistema de recogida selectiva con contendores gestionado por Ecoembes y Ecovidrio–como el sistema de depósito y devolución y retorno de envases (SDDR) "que hoy está ya vigente en más de 40 países y regiones del mundo". La medida se justifica por los "muy limitados resultados" del actual modelo SIG, refleja la propuesta.

El PSOE cambia una palabra

En la redacción definitiva de la PNL aprobada este miércoles varía una palabra respecto al texto originalmente presentado por Unidos Podemos y Compromís. En concreto los socialistas plantearon una enmienda para cambiar la palabra "impulsar" por la de "estudiar" en el punto del la proposición que se refiere a la puesta en marcha del SDDR.

Negociaciones sobre el SDDR entre la Conselleria y los empresarios

En la exposición de motivos, los promotores de la propuesta recuerdan que el pleno de Les Corts, ya aprobó el pasado septiembre una propuesta de resolución sobre la implantación de políticas en cumplimiento de la normativa europea, española y valenciana "para la correcta gestión y tratamiento de residuos" ante el "incremento del abandono de residuos en el territorio". Sostienen, además que el SDDR es compatible con todos los sistemas de gestión de residuos y supondrá el ahorro para los ayuntamientos en recogida, tratamiento y limpieza de latas y botellas de bebidas.

Si entra en vigor, en la Comunitat coexistirán dos sistemas de gestión de envases, según el tipo de residuo. Con el SDDR los recipientes de de agua, zumo, cerveza y refrescos en formatos de vidrio, pet (plástico), latas y tetrabrik pasarían ser gestionados directamente por los comerciantes en lugar de ser depositados en los contenedores como hasta ahora.

Ecoembes, gestor de ese sistema de recogida selectiva y radicalmente opuesto al SDDR, dejaría de gestionar cerca de un 20% de los envases que recoge actualmente. Esta compañía obtiene el 30% de sus ingresos por la venta del material a las plantas de reciclaje. Para el consumidor supondrá pagar 10 céntimos más por cada envase de aguas, refrescos, zumos y cervezas, que recuperará en el momento de la devolución del mismo, mientras que el comercio obtiene dos céntimos con la gestión.

El sistema también cuenta con varios informes en contra. Sin ir más lejos, la Càtedra Unesco de Canvi Climàtic de ESCI-UPF presentó la semana pasada en Valencia un estudio que concluye que la implantación del SDDR en España supondría un coste adicional de 1.784 millones de euros para el conjunto del sistema y de 96 euros por familia en comparación con el sistema actual de recogida selectiva a través de contenedores (SCRAP).

Presentación del estudio de la Cátedra Unesco

La principal conclusión de este informe, que según sus autores es el de alcance más completo realizado hasta ahora en Europa sobre la sostenibilidad de este sistema, es que el SDDR supone un "paso atrás" en materia medioambiental, ya que lo que se gana se hace a base de procesos que contaminan más que los anteriores.

Un asunto incómodo para Puig

El rechazo que el sistema provoca en la inmensa mayoría de los sectores empresariales implicados en la Comunitat también es total. Así lo plasmaron hace ahora un año en un manifiesto en contra en el que instaban a Ximo Puig a impedir que se aprobase el SDDR. Lo firmaron varias empresas y asociaciones como AsucovaMercadona, Consum, MasyMas, Dialprix–, la asociación de grandes empresas AngedEl Corte Inglés, Carrefour, Alcampo, Eroski– o la confederación de empresarios del comercio de la Comunitat Cecoval.

La postura en contra se plasmó hace escasas semanas en una contrapropuesta de la patronal autonómica CEV con una serie de medidas para mejorar el reciclaje del conjunto de residuos, no solo del 9% que quedarían incluidos dentro del SDDR. Elena Cebrián no ha puesto plazos para contestar a la propuesta, lo que de facto supone dejar esta controvertida cuestión en el limbo.

Por su parte, las organizaciones que forman parte de la plataforma Retorna, integrada por sindicatos, ONG y asociaciones que defienden la llegada del SDDR, felicitó al Congreso "por haber dado este gran paso hacia una gestión más eficaz de los residuos con su respaldo al sistema de retorno de envases, algo que ya va a impulsarse en breve en la Comunitat Valenciana".

Noticias relacionadas

next