X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 25 de noviembre y se habla de sanidad ivo Baltasar Garzón Presupuestos 2018 PPCV SERIES documental

secretario autonómico de turismo

Colomer: "No se puede confundir la economía colaborativa con la economía sumergida"

15/07/2017 - 

VALÈNCIA. Ya han pasado dos años desde que Francesc Colomer aterrizara en la secretaría autonómica de Turismo. Llegaba con la mochila de haber sido tres veces alcalde de Benicàssim, referente internacional en festivales de música, por lo que se ganó el favor del sector desde el primer momento. Un líder del turismo en la Comunitat que ha intentado moverse en el consenso y ponerse de acuerdo con todos los entes, fueran o no dirigidos por su partido, el PSPV.

Es raro haber escuchado a Colomer hacer referencia a las calamidades del pasado, quien siempre insiste en que el turismo trasciende a la política. Centrado en el presente y en el futuro, está inmerso en dinamizar el territorio, aprobar la ley nueva de ley de Turismo, conseguir que la sociedad valenciana sea hospitalaria con el turista y combatir las prácticas fuera de la ley de las plataformas de apartamentos turísticos. 

- ¿Existe turismofobia en València?

- Yo creo que no estamos ahí. Ni en la Comunitat Valenciana ni en las grandes ciudades turísticas que más capacidad de concentración puedan tener. En aquellas ciudades que más están sufriendo la concentración creo que retrocederá y es algo coyuntural. El turismo puede tener en estos momentos algunas estridencias pero volverá la estabilidad y nos organizaremos mejor porque el turismo no va a parar. La Organización Mundial del Turismo prevé que en 2019 se den 1.800 millones de viajes turísticos y en 2016 había más de 1.200. Yo estoy convencido de que aquí no sucede esto aunque siempre puede haber casos puntuales. Yo vengo de una ciudad de la música donde con el ocio siempre ha habido necesidad de mejorar los niveles de convivencia. 

- Esta semana se presentaba la campaña de hospitalidad. ¿Es una forma de evitar la turismofobia?

- En parte sí. Tiene esa vocación preventiva de exaltar los valores del turismo responsable que entraña derechos y deberes. No solo son los receptores sino que el que viene debe de hacer un esfuerzo. El viaje es un win win, pero también es para que te enriquezcas y te transformes como persona. El turismo es la industria de la felicidad. “Nunca me he sentido tan vivo” es lo que piensas cuando estás de vacaciones. Durante 15 días la persona es dueña de su tiempo, de su alma, de su libertad, de su albedrío. Hay que entender el turismo así y no puede prescindirse de la empatía.

- ¿Se van a tomar medidas que eviten la masificación de turistas en València y el sentimiento que puede generar?

-Nuestra contribución es esta campaña para el territorio valenciano. Exaltar los valores de las profesiones vinculadas al turismo, algo que me parece muy importante. El turismo no puede salvar la cara de la economía, de la estabilidad económica, de la ocupación y las profesiones ser consideradas como ‘mientras no encuentro algo mejor estoy aquí’. Estoy hay que cambiarlo pero no es un vuelco que se va a dar de hoy para mañana. Por otro lado, las ciudades deben tomar sus decisiones, porque es el marco que tenemos. Deben decidir qué quieren ser de mayores, como nos reinventamos. 

"LAS CIUDADES DEBEN DECIDIR QUÉ QUIEREN SER DE MAYORES"

Las ciudades son una acumulación de vidas. La ciudad siempre está viva pero va mudando la piel, la textura territorial y socioeconómica. Nuestro deber es desestacionalizar y que fluya la gente por la provincia, que conozcan más zonas. Taleb Rifai decía hace unos días que es la época de la gestión de la saturación pero la solución es desestacionalizar. Por eso los resultados de julio y agosto, los récords históricos, no son lo más importante. Hay que paquetizar y que el turismo circule.

- ¿Es suficiente el presupuesto de Turismo en la Comunitat?

- Estamos muy lejos de los presupuestos que se barajaron años atrás. La necesidad de crecimiento la tengo clara. Soy consciente también de las restricciones y el marco en el que estamos. La política turística habita, por eso creamos rápido en el mes de septiembre la mesa interdepartamental para contagiar la vocación turística de todas las consellerias. El turismo está en medio ambiente, en seguridad, en movilidad o en agroalimentario. El espíritu turístico tiene que habitar y contagiar al resto de la administración para que ellos también contribuyan a que el destino se cualifique y aportarle valor.

- ¿Está funcionando mejor la campaña por productos que la anterior estrategia?

- Pensamos que hay un viraje y así nos lo indican los mercados. Incluso el último estudio que he leído de Turespaña sobre el mercado británico muestra un mayor interés por los productos y la búsqueda de la autenticidad, por la especialización. La estrategia de los productos la vamos a continuar. Además, también nos ayuda a la misión de que el turismo fluya en el territorio y con productos que desestacionalizan. El sol y playa que es imperecedero y debe ser de calidad pero también están la cultura, el patrimonio, la identidad y el paisaje.

- ¿Hay algún producto que sea más demandado?

- La gastronomía, que marida con todo ya sea lo rural, lo urbano o el litoral. Pero también la cultura, los festivales o la música. La gente busca la autenticidad.

- En relación a la promoción, el presidente de la Generlitat anunció hace meses la firma de un convenio de comarketing de 6 millones de euros con Air Nostrum, ¿qué se sabe de este convenio?

- Se está estudiando pero radica en el área de Presidencia.

- El decreto de Coordinación de las Diputaciones fue tumbado por el TSJCV por una cuestión formas. ¿Cómo es la relación con las diputaciones?

- Las relaciones son buenas y productivas. Lo han sido siempre. El tema del decreto dibujó un escenario complejo pero nosotros, antes de que apareciera, ya habíamos sentado las bases de todo lo que se está haciendo en la legislatura. Por ejemplo, diseñamos los planes de gobernanza que ahora se llaman de competitividad y todo esto persiste. Con la Diputación de València estuvimos la semana pasada. Con el presidente de la Diputación de Castellón la relación es muy buena y el otro día estuve con el presidente de la Diputación de Alicante viendo todos los temas que compartimos y poniendo énfasis en acelerar los planes de gobernanza de Alicante. 

"EL TURISMO DEBÍA DE SER UN TEMA DE ESTADO, DE ORILLAR LOS DESENCUENTROS"

El turismo debía de ser un tema de Estado, un tema positivo, de orillar los desencuentros y hemos intentado ser coherentes y ponerlo en práctica. Llevo casi dos años sin tener que remitirme a ningún pasado, construir ningún enemigo ni ningún adversario. Queremos que el Turismo trascienda de la política y los partidos porque es el resultado del trabajo de todos. Yo vengo del municipalismo y ves a alcaldes de cualquier partido peleando por lo mejor que pueden conseguir para su municipio. Cualquier éxito no tiene padre, es una obra colectiva y nuestro papel es tratar que las cosas sucedan y la gobernanza colaborativa es que todos demos nuestra mejor versión y que los demás también porque te ayudará a ti.

- ¿Por qué se vuelve de forma constante desde Hacienda y otros partidos políticos a hacer mención a la tasa turística?

- Este es un debate muy recurrente, que transciende a la propia comunidad, que se ha experimentado en otras ciudades. Observo este debate y lo asumo con deportividad, con respeto. Es un tema que despierta opiniones diversas pero tenemos nuestra política. 

- Dentro de este marco, los hoteles siempre han defendido que no entienden por qué solo ellos deben asumir o pedir al cliente esta tasa.

- Tienen razón los hoteleros. El turismo beneficia al conjunto de la sociedad, directamente e indirectamente. Cuando eres un 14% del PIB es muy difícil determinar o decir que es el hotelero quien debe poner un plus. Es un posicionamiento erróneo y reduccionista. Yo prefiero no ponérsela a nadie.

- ¿Cuál es el escenario actual con las plataformas de apartamentos turísticos?

- Llegamos a acuerdos con cuatro plataformas. Al resto le impusimos las sanciones después de un periodo que no quiero interrumpir, que es el del diálogo. Se puede llegar a acuerdos pero también hay que evitar la sensación de impunidad. Este país es garantista, algo que debe ser así, y ahora están recurriendo, alegando contra la sanción. 

- ¿Qué excusa dio AirBnB para no adaptar el sistema a la legislación?

- Ellos operan en todo el mundo. En muchas ciudades y con muchas legislaciones. Hay una panorama jurídico muy segmentado, muy balcanizado, de tal forma que es una ventaja para ellos. En cada sitio tienen una interlocución y una agenda distinta, por eso le hemos trasladado a la secretaria de Estado de Turismo la necesidad de un posicionamiento. Los últimos dictámenes de la Comisión Europea sobre economía colaborativa en turismo son mucho más proclives a nuestra postura que no hace un tiempo, donde confundían la libertad de empresa con la desregulación, con la jungla.

"LA COMISIÓN DE LA COMPETENCIA DE LA COMUNITAT NO HA COMPRENDIDO NUESTRA POSTURA DE DEFENSA DEL SECTOR REGLADO"

En eso hemos ido ganando, es un trabajo de ir persuadiendo. Sin embargo, en las comisiones de la competencia estatal y autonómica no han comprendido nuestra postura de defensa del sector reglado. Yo estoy de acuerdo con las nuevas fórmulas de la economía colaborativa pero tienen que tener unas reglas como la tributación. No se puede confundir la economía colaborativa con la economía sumergida.

- Madrid apuntaba a la creación de una tasa para las viviendas turísticas. ¿Podría plantearse que los apartamentos turísticos pagaran algún impuesto en la Comunitat?

- Yo creo que todo aquel que hace negocio con la actividad turística, en la proporción que corresponda y en la casuística que se establezca para cada caso o para cada realidad, estamos sometidos a la tributación. La tributación es el punto de encuentro en esta economía reglada. Los restaurantes o los hoteles, todo el mundo paga. La tasa turística no la veo porque el sector ya está pagando impuestos, pero alguien que hace negocio y no paga nada es una competencia desleal con ese mismo negocio que es el de los alojamientos y está sometidos a 1.000 legislaciones, 1.000 inspecciones, la seguridad, ¿y el alojamiento clandestino no se somete a ningún filtro? Eso no puede ser. 

- Desde el Ayuntamiento de València se pidió a la Generalitat que cedieran la competencia de multar a los apartamentos turísticos. 

- Nosotros en la ley planteamos establecer niveles de colaboración mayor con los ayuntamientos. Estamos trabajando para hacer un protocolo para los que quieran colaborar con sus policías, con su información y traspasarles competencias en la medida que se pueda. Pero en materia de gestión de tramitación de expedientes sancionadores hasta donde nos deje la legislación a mí me parece muy bien que los ayuntamientos colaboren. Pero debo decir que la legislación que tenemos, que nos desborda tanto a Sandra como a mí, hasta ahí llegaremos. Pero yo soy partidario del principio de subsidiariedad. 

- No se han visto muchos cierres de apartamentos.

- Hemos aflorado cerca de 30.000 apartamentos turísticos en estos años. Lo que ha primado, después de los apercibimientos, que la gente se dé de alta, un camino que también es interesante. Y también evitar la impunidad con aquellos gigantes. Nos hemos movido en esas dos direcciones pero nuestros medios son los que son. 

- Existe polémica con la llegada de cruceros. ¿Es una masificación de turistas innecesaria?

- Eso lo vemos en el ámbito de las políticas locales. Está muy ligado al puerto, el puerto a la ciudad y forma parte de la estrategia residencial de la ciudad. Lo veo con respeto. Hay opiniones controvertidas y enfrentadas. Veo que el crucerista hemos de intentar que gaste más, que deje más renta y, sobre todo, hemos de convertirlo en prescriptor de destino para que venga después libre, a pernoctar, a conocer la ciudad si ha recibido un buen estímulo. 

- ¿Cómo ve la evolución del aeropuerto de Castellón?

- Ha experimentado una remontada de constantes vitales y de imagen, de marca y de reputación considerable. Hay un gran director, Serafín Bernat, y el consejo de administración es un reflejo de toda la sociedad de Castellón. Se irradia desde el aeropuerto una gran sensibilidad por la vertebración turística de un entorno que necesita un despertar turístico. Los números llegan a los 200.000 pasajeros y hay un flujo significativo. Pero nadie va a un aeropuerto porque quiere verlo, hay que vincularlo a destino. Creo que Castellón merece la pena. Lo malo que tiene es que es desconocido y lo bueno es que podemos irrumpir con fuerza sin cometer errores del pasado y nacer con singularidad y fuerza.

- ¿Qué se puede vender de Castellón?

- Estos días los festivales.Castellón es alumno aventajado. Fue el primero que lo vio con festivales como el FIB, Arenal y el Rototom. Tiene diversidad. Playa, interior, gastronomía, patrimonio y a tan poca distancia del litoral. Castellón tiene ese mix. Además de la no saturación, que eso hoy en día es una ventaja. 

- ¿Qué va a aportar a los festivales la marca Mediterranew Fest?

- La promoción exterior, en primer lugar. También va a aportar profesionalización de las gestión de los festivales. Debemos establecer protocolos, manuales, agilizar gestiones, hacer atractiva la inversión, que sea interesante confiar en este territorio porque entiende que es un producto turístico de primer orden. También tendrán que tener compromiso con causas sociales como la salud sexual o la integración.  El hecho de haber irrumpido en este área da jerarquía a los festivales. Y todo lo que vamos a hacer a medio plazo va a profesionalizar el sector y evitarnos una cierta burbuja de festivales. Sí a los festivales pero cualifiquemoslo. 

- Se han firmado convenios con las universidades. ¿Qué se espera de ellas?

- Esperamos transferir conocimiento. Que no se pierda ni un átomo de conocimiento del que se pueda generar allí. Tienen mucho que retornar. Tenemos el libro blanco de turismo, el plan estratégico, el big data e inteligencia de mercado que está realizando la Universidad de Elche, todo el tema del código ético en la Jaume I, la estrategia de producto con la UPV y el área de paisaje con la de València. Ahora todo esto lo vamos a direccionar con los planes de gobernanza.

- Usted realizó una propuesta para convertir en funcionarios a todos los empleados de la AVT, pero no ha prosperado, ¿en qué situación quedan estos trabajadores?

- Ha habido bastante confusión. Nosotros no sugeríamos convertir a nadie en funcionario porque no es posible. Nosotros sugeríamos que en este debate, la administración turística compuesta por laborales y funcionarios avanzáramos hacia un órgano donde convivieran mejor pero con su condición laboral. Nuestro propósito es consolidar a los recursos que trabajan en el turismo pero no se puede convertir a nadie en funcionario si no es por oposición. 

- A la vista de cómo ha ido la firma de avales, parece que Puig va a tenerlo fácil en las primarias de este domingo. ¿Cómo lo ve?

- Veo las primarias con mucho respeto y destacando el valor que tiene la consulta de participación, de movilización de la militancia. Deben ser un punto de dinamización y lección de modales democráticos. Mi posición es de apoyo total a Ximo Puig .

- ¿Cree que ha sido perjudicial el proceso para el partido? ¿Ha supuesto un desgaste?

- Yo creo que la democracia nunca debe desgastar, debe de fortalecer, más allá de los lances o los avatares puntuales que pueda haber. Las primarias deben fortalecer y no debilitar. Fíate de un partido que se abre, debate y en el que es posible escoger.

Noticias relacionadas

next