X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

EL EXPRESIDENT DE LA GENERALITAT COMPARECIÓ EN LA COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN DE CIEGSA

Camps vuelve como líder de la oposición

9/05/2017 - 

VALÈNCIA. Como el ave fénix, resurgió de sus cenizas. El expresidente de la Generalitat, Francisco Camps, volvió este lunes a Les Corts para comparecer en la comisión de investigación sobre la actividad de Ciegsa, empresa encargada de construir los colegios de la Comunitat. Con la Guardia Civil apuntando a su presunta participación en la trama de adjudicaciones y comisiones ilegales que se daría en la mercantil pública, el exlíder del PP no se achantó. Al contrario: se convirtió, por un momento, en el líder de la oposición que azotaba las críticas del resto de grupos.

Fiel a su estilo, y como ya hizo en la comisión de investigación del accidente del metro de Valencia, el exjefe del Consell no respondió a muchas de las preguntas de los diputados sobre los abultados sobrecostes en la empresa. Tan sólo hizo referencia a la "imposibilidad" de que "hubiera sobrecostes de mil millones si eran 2.000 millones de inversión en colegios". 

Sí tomó la palabra, e incluso superó el tiempo limitado al que la presidenta de la comisión, Marian Campello, le pidió que se ajustara, para replicar a la diputada de Podemos Sandra Mínguez. Cuando ésta declaró que al trabajar en la escuela pública y ser profesora en uno de los centros intervenidos por Ciegsa, había sido "testigo de las atrocidades cometidas" por la empresa, éste le acusó de "dejación de responsabilidades" al entender que debía haber "ido a denunciar".

La diputada de Podemos, Sandra Mínguez, durante la comisión. Foto: KIKE TABERNER

Con esto, la veda de las increpancias a sus interrogadores estaba abierta, y Ciudadanos era el siguiente. La portavoz de Educación de los naranjas, Mercedes Ventura, le cuestionó por "la finalidad que tenía contar con trabajadores 'zombies' que cobraban entre 30 y 60 mil euros anuales" y por el "conflicto con Rus en el reparto de comisiones", para lo que se apoyó en un recorte de periódico. 

"No sé a quién enseña el titular", decía a la parlamentaria antes de responder a sus preguntas por haber mostrado el papel de manera inversa en dirección a la prensa. Pero "ustedes no pueden venir aquí tirando de hemeroteca y no de informes" porque ya "no está ya en la calle con una pancarta, sino dentro de las instituciones. Ahora tienen que venir aquí y leerse los informes y preguntarme por los contratos", afeaba a la diputada. 

Del mismo modo, aceptó que en el PP había tensiones, "pero como en todos los partidos. Con Rus no había ninguna guerra". Con esto cerraba el paso sobre la batalla por las comisiones en la formación conservadora para momentos después, poner en duda el valor del informe de la UCO que le relaciona con Ciegsa y el presunto cobro de comisiones: "Yo mismo denuncié al guardia civil que lo redactó antes de que se filtrara", subrayaba. Una denuncia que quedó archivada. 

Cabe apuntar que la diferencia de más de mil millones de euros entre lo presupuestado y lo que finalmente costaron las obras a las arcas públicas está acreditada por un informe de la UCO (Unidad Central Operativa de la Guardia Civil) que a su vez se basa en los informes de la Sindicatura de Comptes. 

La diputada de Ciudadanos, Mercedes Ventura, en la comisión. Foto: CORTS

Con Compromís, hizo lo mismo. Primero despejó las dudas respecto a su posible participación en la trama tildando de "conversaciones de taberna" las grabaciones que figuran en el marco del caso Imelsa en las que aparece el exgerente de Ciegsa Máximo Caturla y se habla del cobro de comisiones: no tienen "ningún tipo de valor, para nada", subrayó para restar importancia a los hechos. 

Más adelante, volvió a encorsetarse en el traje de oposición para afear la gestión de PSPV y Compromís al frente de la Administración. "De endeudamiento ustedes no pueden hablar ya nunca más" porque el Consell sustentado por PSPV, Compromís y Podemos "ha multiplicado por tres el endeudamiento de la Comunitat pese a recibir a través del FLA liquidez" que en su época como jefe del Consell "no llegaba porque el expresidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero no dio un solo euro".

"Veo que el tiempo no le ha cambiado", le espetaba la diputada y portavoz adjunta socialista, Ana Barceló, preguntándole por los nombramientos durante su etapa como president de la Generalitat Valenciana. A lo que el Molt Honorable contestó de idéntica manera: "Usted tampoco ha cambiado, así les va la copla. Nosotros no colocamos gente, eso debe formar parte de la cultura socialista. Solo ha preguntado por la colocación en Ciegsa, nada más. Así que entiendo que a usted esta comisión le importa poco", le acusaba a la socialista. 

Pero los dardos no sólo fueron dirigidos a los grupos parlamentarios, también al Consell: "Nosotros no llevamos pancartas, llevamos ejecución de colegios e institutos, si llega a seguir el PSOE lo de los barracones sería como los entoldados de los invernaderos de El Ejido, pero en toda la Comunitat, porque son técnicamente incapaces de poner en marcha la ejecución de un plan de estas características", acusaba. 

Ahora bien, Camps no solo cuestionó las críticas de los grupos parlamentarios, también reivindicó la tarea realizada: "No se van a hacer más colegios en la historia de la Comunitat como se hicieron entre esos años (período entre 2003 y 2011)". Para él, la gestión que hizo durante aquellos años, fue buena: "Nadie ha construido colegios como yo. Es muy doloroso -decía dirigiéndose a los portavoces- comprobar que sólo el PP puso en marcha una infraestructura educativa al máximo nivel", insistió.

"Tendrían que investigar colegio a colegio. Revisen las cifras", recomendó a la comisión de forma envenenada antes de terminar su comparecencia a la vez que echaba en cara que el expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero no hubiera construido la desaladora prometida mientras él "hacía colegios".  

Francisco Camps nunca se ha ido. Su sombra siempre ha planeado por la política valenciana y más cuando en una entrevista en Abc se ofreció como alcaldable de Valencia por los populares. Los alegatos en favor de su herencia, las críticas a la labor de Botànic y la negación de cualquier atisbo de irregularidad en Ciegsa ejemplificaron este lunes a un expresident de la Generalitat en el papel de líder de la oposición. Un liderazgo al que no aspira, según sus palabras al salir de la comisión, pero que este lunes quiso representar por momentos. 

Noticias relacionadas

next