X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la entidad vive su mejor sesión de los últimos tiempos pero ojo a los bajistas

Banco Popular mueve casi un 4% del capital en la marcha 'en diferido' de Ángel Ron

2/12/2016 - 

VALENCIA. "Sinceramente esperaba que Ángel Ron saliera de la presidencia ya y no que el Banco Popular anunciara que lo hará en el primer trimestre del año que viene porque es más incertidumbre y la incertidumbre no es un buen compañero de viaje en bolsa. ¿Qué pasará si de aquí hasta la junta de accionistas que valide su dimisión el banco es comprado? ¿O Emilio Sarancho dice entonces que no?" Así respondía anoche un veterano gestor de fondos de inversión consultado por este diario tras el anuncio de la entidad madrileña de mantener a Ron como presidente hasta el primer trimestre de 2017.

Y no le falta razón a las dos cuestiones que plantea después de que el 'Popu' -como se le conoce en la jerga bursátil- viviera una de sus mejores sesiones en el parqué de los últimos años. Al cierre se disparó un 13,66% remontando hasta los 0,94 euros -en otra jornada errática más de la bolsa española- tras haber anunciado a primera hora que el consejo del Banco Popular se iba a reunir por la tarde para anunciar la dimisión de Ron. Una dimisión... 'en diferido'.   

La euforia fue de tal calibre -cerró prácticamente en los máximos del día situados en los 0,947 euros-, que se intercambiaron de manos algo más de 155 millones de acciones. O lo que es lo mismo: el 3,7% del capital social. Una auténtica pasada. Ni los más viejos del lugar recordaban tamaña negociación y para hacerse una idea basta decir que el segundo valor que más acciones movió, Banco Sabadell, se quedó en los 42,06 millones. 

Cierre de posiciones bajistas

"A buen seguro que más de un bajista optó por cerrar posiciones tras el anuncio de que Ron iba a dimitir -dando por hecho que sería por la tarde y no unos meses después-, lo que les llevó a cerrar posiciones comprando acciones. Pero habrá que ver cómo responden hoy sabiendo que el relevo en la presidencia no ha sido de hoy para mañana", apunta el mismo gestor. Pero lo cierto es que el volumen del 'Popu' más que quintuplicó la media diaria anual, según los datos oficiales de Infobolsa.

Por lo pronto los bajistas siguen apretando el acelerador. O cuanto menos hasta este martes, cuando AQR Capital Management alcanzó el 3% de posiciones cortas en su nuevo récord; mientras Marshall Wace lo hacía hasta el 2,31%. Y, por si fuera poco, Oxford Asset Management se sumaba a la fiesta bajista declarando el día anterior una posición del 0,53%. Por encima, con el 0,82%, sigue Samlyn Capital desde el pasado 15 de noviembre, tal y como lo constató anoche este diario de la base de datos pública de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).


El analista de Self Bank Felipe López-Gálvez explicó a Europa Press que la sustitución de Ron "puede suponer un punto y aparte en la entidad, siendo fundamental que el banco empiece a recuperar parte de la confianza perdida en los últimos tiempos". Lo hizo apuntando que el mercado "había perdido la fe" en que el presidente saliente fuera capaz de liderar el nuevo plan estratégico y ha argumentado que la caída del precio de la acción reflejaba esta desconfianza. "La imagen de Ron estaba ya muy desgastada", añadió.

Entre los problemas que tenía Popular se encontraban el hacer frente a los rumores de una posible fusión con Sabadell, la elevada posición de los bajistas o la posibilidad de una nueva ampliación de capital. Salvando las distancias, López-Gálvez compara el caso de Popular con el de Bankia, donde la llegada de José Ignacio Goirigolzarri supuso un antes y un después para la entidad. "Fue a partir de ese momento cuando el mercado empezó a creerse de verdad que la entidad podía cumplir con el ambicioso plan estratégico marcado", recuerda.

Visibilidad

Por su parte, la analista de Renta 4 Nuria Álvarez subrayó que el mercado se tomaba de manera positiva el relevo en la presidencia de Popular -eso sí, antes de saber que era una 'dimisión diferida'-, manifestando que tras el anuncio de la ampliación de capital en el mes de mayo "se cuestionó la gestión realizada por el presidente y comenzaron a alzarse las voces que apuntaban a la necesidad de ese relevo".

Desde su punto de vista, "un cambio a ese nivel debería permitir dar visibilidad" al banco en cuanto a un cambio en la gestión profundo, "orientado a sacar el mayor partido posible que facilite el cumplimiento del plan estratégico". 

Respecto a si Saracho será capaz de sacar adelante el plan estratégico de Popular, el analista de XTB Rodrigo García ve "prematuro" valorar dicha opción, ya que, a pesar de que el nuevo presidente es un "profesional de garantías", las circunstancias "son complicadas ahora mismo para la banca". No obstante, advirtió que la entidad ya estaba en un proceso de reestructuración "que seguramente tenga su continuidad con el nuevo presidente".

Noticias relacionadas

next