X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

otra danza estrenará 'sacra' en enero en elche

Asun Noales o el amor vocacional que eleva a la danza

La compañía de danza contemporánea Otra Danza, celebra este próximo 2017 su décimo aniversario. Asun Noales, quien fuera galardonada recientemente en los premios José Estruch con la Llantia a la mejor producción a las artes escénicas por 'Clandestino', es el alma mater de este proyecto. Bailarina de vocación y nacimiento se calzó sus primeras zapatillas de Ballet a los 6 años, y todavía no se las ha quitado, ni tiene pensado hacerlo

1/01/2017 - 

ALICANTE. Las artes escénicas no atraviesan su mejor momento en España, no por falta de buenas producciones, sino por una drástica reducción de la inversión que se arrastra desde el comienzo de la crisis financiera -hace casi ya una década- y la subida del IVA cultural. Pero hay personajes que por su versatilidad, originalidad y tenacidad forman parte de ese grupo de artistas vocacionales que mantienen viva su profesión y su vocación, en este caso de la danza contemporánea, y han conseguido un reconocimiento tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Es el caso de la ilicitana Asun Noales. "Las artes en general no se consideran necesarias por la mayoría de las instituciones públicas. Ningún político habla de cultura en sus discursos. La profesión todavía no se ha dignificado. La Compañía Nacional de Danza, paga nóminas de 900 euros entre sus bailarines. Espacios hay de sobra, pero faltan buenos gestores. En este país no se saben utilizar los recursos. Se crean continentes sin contenido previo. Los proyectos y programaciones no tienen continuidad, por lo que es muy difícil desarrollar nada. Cambio de partido, cambio todo. Así nunca construiremos nada sólido. El problema más grave que nos encontramos en las salas es la falta de público, de políticas de creación de nuevos públicos que se acerquen al arte, a la danza o a cualquier disciplina o espectáculo menos mediático".

En medio de este panorama y desde sus comienzos en la danza, Asun ha compaginado su trabajo como coreógrafa, docente, con la creación y dirección de proyectos artísticos y compañías de danza. Son más de 25 años sobre los escenarios, lo que le permiten tener una visión privilegiada de la situación que vive la danza contemporánea en estos momentos. Tanto dentro como fuera de España."Hay países europeos que en ciudades con la mitad de población que Elche tienen un teatro con su orquesta y su ballet como en Alemania. O en Francia, por ejemplo, hace ya muchos años que se trabaja desde centros coreográficos ubicados en la mayoría de las capitales del país. Desde éstos centros que hacen su labor de investigación, difusión y promoción de la danza, los que también desarrollan una función social en la ciudad, acercando y familiarizando el trabajo y el lenguaje escénico entre la población, en colegios, hospitales, etc. Esto me da mucha envidia. En 1997 tuve la oportunidad de estar en Montpelier, en el Centro Coreográfico que dirige Matilde Monier y que aún continúa dirigiendo. Te estoy hablando que desde hace 20 años trabajan en otra dirección. Deberíamos aprende rmás de lo que funciona, lo tenemos tan cerca", dice.

Por todas estas razones la carrera de Asun Noales, y por extensión, la de la compañía Otra Danza, supone todo un reto, primero, y un éxito personal y colectivo dentro del mundo de la danza contemporánea tanto dentro como fuera de España, con un sinfín de momentos inolvidables para la bailarina ilicitana. "El estreno del primer espectáculo full evening de la Compañía Tierra junto a grandes bailarines y amigos, como Geles Alonso o Kike Guerrero. Todos y cada uno de los viajes y anécdotas acumuladas durante todo este tiempo. El momento en que nombran a nuestra sala de ensayos del Escorxador como sala Otra Danza. La invitación de Gustavo Ramírez Sansano para ir a montar a la Compañía Luna Negra en Chicago. El haber podido tener tocando en directo a la violonchelista Zoe Keating en el Teatro Principal de Valencia. El haber conocido a tantos bailarines, que han pasado por la Compañía tanto becarios como intérpretes y verlos crecer ahora por el mundo. Que el embajador de Honduras presentara nuestro espectáculo en el Teatro Nacional de Tegucigalpa hablando de Elche. Colaborar con tanta gente a la que admiro como Juanjo Llorens o tener siempre a mi lado a mi incondicional Germán Antón. Hay tantas aventuras y tanta gente especial que me rodea siempre, que los momentos inolvidables se multiplican", asegura. 

La continua búsqueda de un espacio, de un hueco, de un resquicio para la creatividad dentro del ballet clásico fue una de las principales razones por las que Asun llegó desde a la danza contemporánea, por ese ímpetu e inquietud que tienen algunos artistas y que los hace diferentes. "Llegó un momento en que el ballet clásico no era suficientemente estimulante. Necesitaba encontrar mi personalidad dentro de la danza y a veces la danza clásica es un lenguaje tan codificado, que te limita más en esa búsqueda. Pero a mi siempre me ha gustado nutrirme de todo y me gustan  los bailarines versátiles. Toda tu trayectoria, todo tu bagaje y aprendizaje se refleja en tu manera de bailar, todo lo que uno ha vivido ha aprendido está en tu esencia como bailarín.

No tengo ninguna guerra frente al clásico, todo lo contrario. Respeto muchísimo a cualquier persona que se dedique a la danza, en la disciplina que sea, porque sé lo difícil que es hacerse un camino en esta profesión y sobre todo mantenerse", subraya. 

Esta misma versatilidad es la que le ha llevado a crear obras tan particulares y únicas como Rito, junto a la artista, y amiga, Susana Guerrero. Un espectáculo presentado recientemente en el MACA y con vocación de continuidad. "Auguro larga vida a Rito, es un espectáculo perturbador, muy impactante. Ahora falta que las dos tengamos tiempo para poder moverlo. Llevamos muchas cosas en marcha y el día solo tiene 24 horas. Hay interés, a nivel nacional,  por parte de varias personas que vinieron a ver el estreno al MACA. Y en Elche parece que también lo quieren contratar para febrero. Pero todavía no sabemos el museo donde se hará, ya que Rito es una pieza concebida para presentarla solo y exclusivamente en museos". Además ya está todo preparado para convertir Rito en una pieza de vídeo-danza. "Tenemos la gran suerte de contar con Rafa y Pepe Andreu de Suica Films para esta grabación que se realizará el próximo 3 de enero en el Espai Escénic de l'Escorxador de Elche". 

Como colofón a está década de Otra Danza la compañía está perfilando el que será su próximo espectáculo que presentarán en Elche el próximo 21 de enero. "Sacra es un canto a la vida. Es un viaje que recorre la existencia humana, desde su creación hasta su desaparición. Sacra es luz, emoción, dolor, verdad. Es una revisión, de un espectáculo creado en 2003, del que solo ha quedado el concepto, sobre la existencia humana. La vida me inspira y re visito muchas veces estas temáticas. Sacra es una sucesión de paisajes que se enlazan a través de estados del alma. Son escenas que conectan con la memoria individual.Cada persona depende de en que momento se encuentre, lo va a vivir de una manera muy personal. Sacra está arropado por unas 15 personas. La dirección y coreografía parten de mí y siempre intento rodearme, como decía Gades, de los mejores. Mis bailarines Saray Huertas, Carmela García, Sebastián Rowinsky, Salvador Rocher y Diana Huertas. En el diseño de iluminación ya no puedo vivir sin el mago Juanjo Llorens. Dolma Jover, como asistente coreográfica. 

Germán Antón, mi habitual compañero de viaje es quien lleva toda la parte de imagen, fotografía, vídeo promocional y además colabora en la parte musical junto a Francisco Sarabia Marchirán quien también es nuestro documentalista. Amadeo Vañó en la producción y distribución. Richard Cano en la parte técnica y sonido. Carlos Milla en el vestuario. Eurotrack en la edición de sonido. Carlos Antón en maquinaria. Y tres becarias pertenecientes al proyecto GoOD 2016/2017, Helena Sánchez, Andrea Cuadrón y Carmen Rodríguez". Un nutrido equipo de profesionales que, una vez más, supone una prueba de la magnitud y la calidad de los montajes de Otra Danza. "Desde principios de año, ya hablábamos de crear este espectáculo para festejar nuestro décimo aniversario. Y desde verano, en julio aproximadamente, ya habíamos empezado con la documentación, selección musical, etc. En la sala de ensayos, con los bailarines entramos en octubre, aunque el proceso creativo se ha solapado con otros espectáculos en marcha como Eva y Adán, Polvo, Rito o Clandestino. Todo muy intenso".

Intensidad, amor por la danza, espíritu inquieto en búsqueda constante de otra danza y continua superación de retos. Así transcurre la carrera de Asun Noales quien ha conseguido aupar su nombre, y el de Otra Danza a lo más alto de la danza contemporánea nacional e internacional. "Es tan sencillo como perseguir un sueño, alcanzarlo y cada día poder repetir. Vivo de mi vocación. Cada día me levanto para ir a hacer lo que más me gusta. Y si eso no es motivo de felicidad hoy en día, en este mundo tan loco. La felicidad es amor, como decía Herman Hess, el que sabe amar es feliz. Y yo añado, es feliz el que ama lo que hace".

Noticias relacionadas

next