X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

se avecina tormenta entre los socios

Convivencias, presupuestos, pactos locales...: el último año del 'buenrollismo' del Botànic

11/12/2017 - 

VALÈNCIA. A punto de cumplirse los dos años y medio de mandato del socialista Ximo Puig como presidente de la Generalitat, las costuras del pacto que le llevó a tomar el timón del Palau han comenzado un aparentemente inexorable deshilachamiento que apunta a consumarse en 2018. Aquel Acord del Botànic que firmaron PSPV, Compromís y Podemos en junio de 2015 sufrirá para llegar vivo al final de la legislatura, o al menos así lo piensan distintas fuentes del Consell.

De hecho, no son pocos los que opinan en el Gobierno valenciano que se acerca el fin del -utilizando el lenguaje llano- 'buenrollismo' que las fuerzas progresistas aliadas han intentado mantener durante este tiempo. La primera pista se está observando en las negociaciones para los Presupuestos de 2018: las exigencias de Podemos -que en su día renunció a estar dentro del Gobierno valenciano- han conducido a una situación delicada al Ejecutivo compartido por PSPV y Compromís.

Aunque todo apunta a que la formación morada que lidera Antonio Estañ no bloqueará en última instancia las cuentas presentadas, varias fuentes del Ejecutivo dan por hecho que estos pueden ser los últimos presupuestos que salgan adelante en la legislatura. Sobre esto, los dirigentes consultados consideran que, con las elecciones a la vuelta de la esquina, será "muy complicado" sacar adelante las siguientes cuentas y habrá que recurrir a una prórroga de las actuales.

Máxima expectación mediática en la renovación del Pacto del Botànic celebrada a principios de 2017. Foto: MARGA FERRER

Otra cuestión puesta en duda, que en este caso solo afecta a priori a los dos socios de gobierno, PSPV y Compromís, es la novedosa iniciativa impulsada por Puig de celebrar semestralmente seminaris de govern -conocidos entre los altos cargos como convivencias- para hacer balance de la gestión y poner sobre la mesa nuevos retos, medidas y proyectos para el siguiente medio año. Esta propuesta ha funcionado razonablemente bien desde su implantación a finales de 2015, si bien en la última cita celebrada en Ademuz hubo tensiones importantes entre Compromís y PSPV. 

Días atrás, la portavoz del Consell, Mónica Oltra, anunció que el próximo Seminari de Govern de invierno tendrá lugar en Vinaròs entre el 26 y 28 de enero. A priori, es probable que trate de celebrarse la siguiente convivencia en verano, pero en el Consell casi nadie apuesta porque llegue a cerrarse el ciclo y se convoque otra para el invierno que viene con las elecciones a cuatro meses vista y en plena competición de ambos partidos por hacerse con el voto progresista.

Puig junto al Consell al completo en el primer Seminari de Govern celebrado en su municipio, Morella

Otra de las cuestiones que está empezando a evidenciar el desgaste son los pactos locales. Si bien estos se suscribieron oficialmente en clave municipal y no formando parte de un gran 'pack' con el Acord del Botànic, la realidad es que la gran alianza conformada en el ámbito autonómico engrasó y facilitó otro tipo de acercamientos en todos los municipios. Ahora, más de una veintena de este tipo de pactos locales existentes entre las formaciones progresistas ya se han resquebrajado, incluyendo alguno tan importante como el de Alicante ciudad, donde el socialista Gabriel Echávarri se encuentra gobernando en tras la ruptura con sus socios.

Con este escenario, y salvo que a lo largo de 2018 se produzca un último intento de encauzar las relaciones para ir de la mano hasta las puertas de las elecciones locales y autonómicas, todos los indicadores señalan que los socios del Botànic se encuentran en la recta final de la fase del entendimiento -entre algunos actores nunca llegó a alcanzarse- para transitar al modo de vigilancia competitiva.

Noticias relacionadas

next