X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la cooperativa valenciana tiene más de tres millones de socios

200 socios se dan de baja en Consum tras la polémica por el etiquetado en valenciano

3/05/2018 - 

VALÈNCIA. 200 socios se han dado de baja en la cooperativa Consum tras la polémica por el etiquetado en valenciano de hace unos meses. Así lo apuntan desde la compañía, aunque han asegurado que esta situación no ha afectado a las ventas y han recalcado que Consum sigue siendo la mayor cooperativa española por número de socios, que ascienden a más de tres millones. 

Consum dejó de utilizar el valenciano en el etiquetado de un 5% de sus productos de marca blanca. Numerosos consumidores valencianoparlantes, mayoritariamente del mundo nacionalista, manifestaron a través de Twitter sus quejas a la compañía al considerar que la cadena de distribución había perdido una de las señas que la caracterizaban y muchos de ellos anunciaron su decisión de dejar de comprar en sus supermercados.

"Hubo una salida de tono en las redes sociales, y no sé que intereses había detrás", señaló este jueves el director general de Consum, Juan Luis Durich, en la presentación de los resultados de la cooperativa de 2017 celebrada en el Centre del Carme. "Cuando se inició la polémica ya hacía seis meses que habíamos realizado la prueba". 

El director general de Consum recalcó que la situación tan solo afectó a 150 productos de un total de 2.000 referencias. Durich señaló como motivos las quejas por parte de personas mayores en cuanto a la visibilidad del nombre del producto. "Era necesario hacerlo porque tenían que quedar claras las características del producto", insistió. "Fuimos injustamente tratados".

Juan Luis Durich, director general de Consum. Foto: KIKE TABERNER

El director general de Consum también hizo referencia a la expansión de la cooperativa en mercados fuera de Comunitat Valenciana y Cataluña -la compañía también está presente en Castilla-La Mancha, Murcia , Andalucía y Aragón-, por lo que etiqueta en castellano es obligatoria. No obstante, el director general recordó que también realizan sus campañas y cartelería en valenciano, además de enviar la información en este idioma a quien la solicita.

Entre los críticos con Consum se encontraban el senador de Compromís Carles Mulet, que respondió con un escueto: "Molt mal...no m’espereu". Asesores de la coalición lanzaron también mensajes críticos que fueron retuiteados por cargos como Fran Ferri o Ferran Puchades

Noticias relacionadas

next