X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

resaca de las primarias socialistas

10+1: los dirigentes del PSPV que salen tocados de las primarias socialistas

24/05/2017 - 

VALÈNCIA. El proceso de primarias del PSOE ha dejado una resaca notable en la federación valenciana. Si este martes Valencia Plaza ponía el foco en las piezas claves que habían permitido el triunfo en la Comunitat de Pedro Sánchez, es obligado detenerse también en los que salen tocados de un proceso del que todavía quedan capítulos por escribir. 

Así, el principal de los damnificados es el presidente de la Generalitat y líder del PSPV, Ximo Puig, quien respaldó públicamente a Susana Díaz y vio cómo, pese a su implicación, la candidata andaluza no era capaz de lograr el 30% de apoyos en tierras valencianas. Una situación que obliga al jefe del Consell a replantearse su estrategia en el ámbito orgánico: o lo que es lo mismo, ser presidente no equivale a un cheque en blanco entre la militancia.

Más allá del propio líder, otros dirigentes próximos al presidente y a la dirección del PSPV de Blanquerías han sufrido en sus carnes el varapalo arrojado por las urnas. En política, casi ninguna batalla es la definitiva, pero es evidente que hay cargos que se han implicado de forma activa o representativa en un proceso que, a la luz de los resultados, les ha dado la espalda.

-Alfred Boix. El vicesecretario de Organización del PSPV, mano derecha de Puig en el ámbito orgánico, ha visto cómo su calculadora se rompía en mitad del proceso. Los apoyos calculados en forma de avales no funcionaron: de hecho, más de un millar de firmantes no respaldaron luego a Díaz, lo que indica que muchos de los que apoyaron a la andaluza después votaron a otro candidato. Tal y como informó este diario, Boix venía siendo discutido desde distintos sectores del partido y, ahora, su situación ha pasado a ser francamente delicada. La provincia de Valencia ha sido tomada por los afines a Sánchez, no existe ningún control sobre la diputación y no se supo combatir el discurso del 'pedrismo' tras su caída el pasado octubre en el Comité Federal del PSOE. Desde el sector valenciano del nuevo líder, Boix es el principal señalado de cara al futuro congreso nacional: su objetivo es que el llamado clan de Gandia debe ser historia en la nueva etapa.

Ximo Puig junto a su vicesecretario de Organización, Alfred Boix. Foto: EFE

-Vicent Bufort. Mano derecha de Boix en Blanquerías, el asesor -también de Gandia- es uno de los fontaneros destacados del PSPV más criticado dentro del 'sanchismo'. De hecho, su beligerancia en redes sociales con peticiones de dimisión a José Luis Ábalos por intervenciones en sus mítines, le han hecho foco de los ataques en la campaña. Tras el resultado obtenido por Díaz, Bufort está junto a Boix en el punto de mira de los seguidores de Pedro: tendrá difícil que su nombre pueda entrar en cualquier tipo de negociación.  

-Conxa Andrés. La exalcaldesa de Moncada y diputada autonómica entró como refuerzo en la dirección del PSPV tras la caída de José Manuel Orengo, primo y compañero de equipo orgánico de Boix. No obstante, la dirigente tampoco ha podido impedir el mal resultado en las primarias de la candidata del aparato, Susana Díaz. De hecho, en su propio municipio, vio como Sánchez se impuso por 84 votos a 53 a la andaluza; un severo correctivo para un miembro de la cúpula de Blanquerías.

-Jorge Rodríguez. El presidente de la Diputación de Valencia y alcalde de Ontinyent tardó en sumarse en el respaldo a Díaz. Le salva poder decir que fue uno de los pocos que cumplió en su municipio, donde la andaluza superó por 45 votos a 18 a Sánchez. Por lo demás, el dirigente no termina de despegar en el ámbito orgánico y tampoco cuenta en la corporación provincial con ningún diputado que le sea fiel contra viento y marea. Se espera más fortaleza y exposición pública de un presidente de la Diputación. De la misma manera que otros alcaldes que recibieron a Díaz en su municipio, como Roger Cerdà en Xàtiva, ni siquiera pudieron conseguir la victoria en su localidad.

Gabriel Echávarri junto a Carlos González. Foto: PEPE OLIVARES

-Sandra Gómez. La portavoz del PSPV en el Ayuntamiento de Valencia respaldó, no sin reservas, a Susana Díaz. No obstante, la militancia del Cap i Casal no le siguió en esta cruzada: el resultado fue favorable al 'sanchismo' por 747 votos a 394 sufragios, un bagaje que evidencia la influencia de Ábalos en la capital y presenta un futuro incierto para Gómez de cara al congreso local que debe celebrarse a finales de año y en el que aspiraba a convertirse en secretaria general del partido.

-Gabriel Echávarri. El alcalde de Alicante se mostró durante un espacio prolongado de tiempo como seguidor incondicional de Pedro Sánchez. Sin embargo, Puig y los suyos terminaron convenciendo al representante municipal de cambiar el signo de su apoyo y dirigirlo hacia Susana. El desenlace fue la derrota de la andaluza a manos del madrileño en la capital y una pérdida de crédito orgánico por parte del alcalde, al que probablemente le esperan tiempos convulsos por parte de su oposición interna a cuenta del resultado.

-Carlos González. El alcalde de Elche se mojó en el proceso por Díaz pero no pudo evitar que en su municipio venciera Sánchez pese a que había logrado menos avales. De la misma manera, el acto en el que participó el madrileño en el mismo escenario que la andaluza fue más multitudinario. Así, González sale tocado frente a otros poderes internos de la ciudad como el que representa el exalcalde Alejandro Soler, afín a Sánchez.

La portavoz municipal, Sandra Gómez, junto al diputado José Muñoz. Foto: EVA MÁÑEZ

-Toñi Serna. La secretaria de Organización del PSPV de Alicante fue uno de los puntos de apoyo de Blanquerías en el proceso junto al exdiputado nacional Herick Campos. El trabajo previo se había hecho en esta provincia, donde Díaz superó en avales a Sánchez. Sin embargo, el vuelco final que arrojaron las urnas evidenció que muchos militantes y cargos entregaron su firma a regañadientes: de esta manera, el último asidero de Boix y del presidente Puig para una victoria saltó por los aires sin remisión.

-José Muñoz. El portavoz adjunto en Les Corts y secretario general de Joves Socialistes no se ha pronunciado oficialmente en el proceso por ser el único miembro valenciano de la gestora del PSOE, si bien su adscripción a la dirección del PSPV le situaba en la órbita de Díaz. En este sentido, y aunque no se pueden concretar los votos de la organización juvenil -se integraban en las mismas urnas que el resto- se presupone que en Joves la opción mayoritaria fue la de Susana, pero esto no quita que Muñoz haya salido tocado de un proceso en el que, aunque de incógnito, estaba alineado con la andaluza.

-Ciprià Ciscar. El histórico diputado nacional y alto cargo de la Ejecutiva también arrimó el hombro por Susana Díaz. Sin embargo, su concurso solo sirvió para ayudar al alcalde de su municipio, Pep Almenar, a que Susana venciera en Picanya (40 a 16). La debacle en l'Horta Sud fue total, donde solo Carlos Fernández Bielsa -fuera de la órbita ciscarista- pudo lograr una victoria. El resto de municipios de esta comarca se contaron por derrotas.

Noticias relacionadas

next